La Catedral de Puebla podrá a abrir sus puertas este lunes 10 de agosto de nueva cuenta, por lo que el padre rector, Francisco Vázquez Ramírez, presentó los protocolos sanitarios para recibir a los feligreses.

Con el fin de evitar la propagación del COVID-19, se asignará una puerta exclusiva para entrar y otra para salir. Asimismo, para el acceso se les tomará la temperatura a las personas y se les dará gel antibacterial, este también estará disponible en dispensadores adentro del recinto.

El uso de cubrebocas es obligatorio para entrar, así como la desinfección de calzado en los tapetes sanitizantes que colocarán.

La sana distancia será indispensable para celebrar las misas, respetando los 1.5 metros entre feligreses, no solo en las bancas sino también al momento de comulgar, incluso para la facilidad de los asistentes habrá señaléticas que lo indiquen.

En ese sentido, se permitirá el acceso de 400 personas máximo en cada ceremonia, ya que solo está permitido el 25% de aforo.

En cuanto al momento de “dar la paz”, esta será únicamente inclinando la cabeza, para omitir el contacto de manos.

Finalmente, exhortan a los fieles a llegar al menos 15 minutos antes de cada misa para evitar aglomeraciones en los accesos, y recomienda que personas de la tercera edad y en situación vulnerable eviten asistir por ahora.

 

__

POB/KPM