El lunes 21 de septiembre comenzó un operativo de rescate al encontrarse un grupo de ballenas en las cosas de las playas de Tasmania, Australia.

Las autoridades locales informaron que se hallaron un total de 470 ballenas, de las cuales 380 resultaron muertas y solo 70 lograron ser liberadas y regresaron al mar.

Se trata de un evento histórico, ya que es el mayor encallamiento masivo en la historia de la isla y, actualmente, se encuentran los trabajos de rescate de los cuerpos para que al descomponerse, no contaminen el océano.

Kris Carlyon, biólogo del Programa para la Conservación Marina, expresó que es difícil determinar la razón por lo cual las ballenas quedaron varadas; sin embargo, señaló la hipótesis de que estos mamíferos se acercaron a las cosas buscando alimento y que, seguramente, el grupo había sido guiado por un par de ballenas piloto y las demás las siguieron hasta quedar atrapadas en la playa.

Científicos determinaron que una posibilidad es que las ballenas hayan acudido por sonares de buques o que la ballena guía haya sufrido una enfermedad y se encontraba desorientada, por lo que, al ser animales sociales, todas las demás las siguieron hacia las aguas poco profundas.

La última vez que se registró en Tasmania un encallamiento de ballenas fue en el 2009, cuando aparecieron alrededor de 200 mamíferos en las playas de la isla. El varamiento de esta especie en conjunto suele ser frecuente en el mundo y se desconoce la causa exacta.

 

 

 

--
POB/LFJ