En junio de 2020, se reportó la muerte de más de 300 elefantes africanos en Botsuana. La causa del fallecimiento era un misterio. Una gran parte de los cadáveres fueron encontrados cerca o a los alrededores de cuerpos de agua. Se tenía la hipótesis de que habían muerto a causa de cazadores en busca de marfil; sin embargo, se descartó ya que los elefantes contaban con sus colmillos.

Este 21 de septiembre, Mmadi Reuben, veterinario principal del Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales de ese país, anunció que, según el resultado de una investigación, la causa de la muerte de los elefantes en Botsuana fueron unas toxinas que se encontraban en el agua producidas por cianobacterias.

Nuestras últimas pruebas han detectado que las neurotoxinas cianobacterianas son la causa de las muertes. Estas son bacterias que se encuentran en el agua”, explicó.

Los análisis de sangre para determinar la causa de muerte se realizaron en laboratorios especializados de Sudáfrica, Canadá, Zimbabue y Estados Unidos.

Botsuana cuenta con la mayor población de elefantes del mundo, la cual se estima en unos 130 mil.

¿Qué son y qué hacen las cianobacterias?

Las cianobacterias son bacterias tóxicas que aparecen de forma natural en el agua estancada y –de manera menos habitual– pueden encontrarse en el suelo. A medida que las cianobacterias crecen, se convierten en lo que comúnmente se llaman algas verdiazules; son las únicas algas procariotas.

Estas bacterias crecen prácticamente en todo el mundo y de manera general, no producen ningún efecto negativo en los animales; sin embargo, en esta ocasión afectaron a los elefantes debido a las altas temperaturas ambientales que hay en Botsuana y que favorece a las cianobacterias.

Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, las temperaturas en África están aumentando al doble del promedio mundial.

Se trata de tener las condiciones adecuadas, en el momento adecuado, en el lugar adecuado y estas especies proliferan”, aseguró Patricia Gilbert, profesora del Centro de Ciencias Ambientales de la Universidad de Maryland.

Lo que parece curioso para los científicos es que los elefantes fueron los únicos animales afectados por las cianobacterias, ni si quiera los animales carroñeros como hienas o buitres, que se alimentaron de la carne de los mamíferos muertos, mostraron ningún signo de enfermedad.

 

 

--
POB/LFJ