Una investigación realizada en la Universidad de California de Estados Unidos reveló que, los jóvenes que fuman y vapean tienen hasta nueve veces más riesgo de infectarse de COVID-19.

El estudio se aplicó a cuatro mil 351 adolescentes y adultos jóvenes de Estados Unidos por especialistas del Centro de Control, la Investigación y la Educación sobre el Tabaco, del Departamento de Medicina de la Universidad.

También se indicó que, quienes fuman cigarro convencional, tienen tres veces más riesgo de infectarse.

En México, la Secretaría de Salud indicó que no fumar es una de las medidas preventivas más importantes para defenderse mejor ante el virus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad COVID-19.

Alertó que usar cigarrillos electrónicos durante el periodo de confinamiento, puede complicar el estado de salud de las y los consumidores, debido a que disminuye la capacidad del organismo para defenderse de las enfermedades respiratorias y puede agravar el cuadro clínico de quienes están contagiados.

Otras formas de consumo de tabaco aumentan la posibilidad de transmisión del virus, debido a que, al fumar, los labios están en contacto con los dedos y los cigarros o los aparatos que se utilizan para el consumo de tabaco, como las pipas de agua, a menudo implican compartir las boquillas y mangueras.

Lee también: ¿Vapear causa el mismo daño que un cigarro “convencional”?

El vapeo

Los cigarros o cigarrillos electrónicos son dispositivos para fumar que funcionan con pilas, contienen cartuchos rellenos de un líquido que suele tener nicotina, saborizantes y sustancias químicas.

Cuando se inhala a través de este dispositivo el líquido se calienta, se convierte en vapor, y de ahí proviene el término “vapear”.

vape
Foto: Kjerstin_Michaela / Pixabay

Repercusiones en la salud

Aunque los fumadores consideran que el vapeador es menos agresivo que el cigarro, algunos especialistas médicos opinan que el vapeo trae consigo una nueva forma de adicción a la nicotina.

Roberto Sussman, director de Pro-Vapeo, una organización sin fines de lucro que busca informar sobre el uso de este producto, señala que las causas de muerte no se relacionan con el uso de dispositivos electrónicos, sino por haber inhalado sustancias adulteradas.

Su consumo pueden causar irritación en los pulmones y daños graves, gracias a los ingredientes que contienen como el propilenglicol, que inflama el sistema respiratorio y puede provocar el desarrollo de enfermedades pulmonares obstructivas crónicas.

La organización Teens Health indica que, al igual que los cigarros convencionales, si el cigarro electrónico contiene nicotina, esta es una sustancia que se vuelve adictiva y puede causar dependencia.

Asegura que ingerir estos productos en edad temprana puede hacer lento el desarrollo cerebral, afectar la memoria, la concentración, el aprendizaje y el autocontrol.

 

--
POB/LFJ