Son muchas las ocupaciones que nos pueden impedir preocuparnos más por nuestro bienestar y por llevar una vida saludable, ya sea por el trabajo, los hijos, ocupaciones en el hogar, con la pareja, etc., pero hay que buscar la manera de permitirnos un espacio para nosotros y organizar nuestro itinerario para darle prioridad a la salud.

No se necesita de mucho dinero o tiempo para llevar una vida saludable, con solo ir al gym dos o tres veces por semana, es suficiente, siempre y cuando te alimentes bien y tengas otros hábitos favorables.

Mantener una vida saludable es de gran importancia, ya que te ayuda a estar bien en todos los aspectos de tu vida, no solo físico, sino también en el área mental, emocional, social e incluso aliviar dolencias o malestares que se te presenten, así que no esperes más y sigue los consejos que te daremos a continuación.

5 claves para mantener una vida saludable

1 Ir al gimnasio

Mantenerse en movimiento es otra de las claves para la buena salud, además si realizas actividades físicas te sentirás bien contigo mismo, con tu cuerpo e incluso tus ánimos aumentarán.

Es muy recomendable ir al gimnasio, ya que puedes recibir asesoría de profesionales y consultarles cualquier duda, teniendo entrenadores que te ayudarán a crear la rutina que más se adecue a tu cuerpo y condición de salud.

Solo necesitas ir  o 3 veces a la semana, mínimo 30 minutos, lo mejor es acudir a centros reconocidos como los gimnasios de San Pedro, San Sebastián, Parque Puebla o Paseo San Francisco de Smart Fit, ya que estas sedes se encuentran laborando y cuentan con todos los protocolos de higienización y seguridad.

Además tienen el personal calificado para atender las necesidades de sus clientes, así que si eres nuevo en esto, recibirás todo el apoyo necesario para poner en práctica hábitos físicos saludables.

2 Tener una alimentación saludable

Este es el paso inicial que debes dar para que tu vida sea saludable, para ello necesitas empezar con una dieta balanceada, en la que se incluyan todas las proteínas, carbohidratos y nutrientes que necesites.

No se trata de dejar de comer, sino de incluir en tus comidas habituales más verduras, frutas, sopas, pescados, evitar las frituras.

Esto te ayudará a mejorar tu salud, tu condición física y también a evitar enfermedades e infecciones, si no sabes cómo alimentarte balanceadamente puedes recurrir a un nutricionista o un nutriólogo, en la actualidad hay muchos online prestando este servicio.

3 Dormir bien

Tener una buena calidad de sueño por las noches es la clave para que te mantengas con buena energía durante el día, la OMS recomienda dormir entre 6 u 8 horas diarias, pero no solo se trata de esto, sino de despejar tu mente antes de irte a la cama, para que puedas tener un sueño de calidad y descansar.

El no dormir lo suficiente puede hacer que la concentración disminuya, aparezcan problemas gástricos y tus reflejos se reduzcan considerablemente, así que intenta crear hábitos de sueño saludable, acostándote temprano y descansando lo suficiente a diario.

4 Tomar suficiente agua

El agua es el líquido vital por excelencia, que ayuda a regular la temperatura corporal y a mantener una piel elástica e hidratada, además de ayudar a tener una buena digestión y ayudar a que los órganos funcionen como se debe.

Se debe ingerir de 2 a 3 litros de agua todos los días, de acuerdo con las necesidades de cada persona, ya que nuestro cuerpo tiende a perder agua con la sudoración, la respiración y a través de la orina y las heces.

5 Toma una actitud positiva

Muchas veces la apatía y otras actitudes negativas ante la vida, pueden afectar la salud gravemente, ya que las personas tienden a deprimirse, estresarse o sentirse ansiosos.

Por eso es recomendable mantener una actitud más positiva, además el ejercicio y todos los aspectos que te hemos recomendado te ayudarán a sentirte más relajado y bien contigo mismo.

Solo debes tratar de darte cuenta cada día de lo afortunado que eres, de las personas que te quieren, manteniendo un estado de agradecimiento, observando todo lo que has logrado y de esta forma verás como tu vida mejora.

Llevar una vida saludable es trabajar en nosotros mismos cada día, es tomarnos el tiempo de cuidarnos, de priorizar nuestras necesidades, de consentirnos y preservar al máximo nuestra salud.

Esto nos ayudará a sentirnos mejor con nuestro físico, nuestras relaciones y hasta nuestro humor puede mejorar, ya que esto aumentará la calidad de vida y la energía a su punto máximo, sintiéndote cada vez más feliz y alejando de ti cualquier enfermedad o emoción negativa.

 

--
POB/JCSD