Este 4 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Salud Sexual, en ese sentido es importante recordar los derechos sexuales y reproductivos que tenemos; con ello se pueden evitar embarazos no deseados, prevenir enfermedades de transmisión sexual, entre otros, de acuerdo al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

¿Qué es la salud sexual?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud sexual “es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia”.

Por ello, a partir del año 2019, la Asociación Mundial para la Salud Sexual (AMSS) estableció el 4 de septiembre como el Día Mundial de la Salud Sexual; un esfuerzo para sensibilizar y promover la sexualidad como un aspecto esencial del ser humano y un elemento de la salud reproductiva que debe ser satisfactorio, saludable y sin riesgos para la población.

Derechos sexuales y reproductivos en México

Sentir placer, decidir sobre tu cuerpo, mostrar tus afectos en espacios públicos sin importar tu orientación sexual es parte de los derechos que los mexicanos tienen.

Al respecto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) enumera los 10 derechos sexuales y reproductivos en México, que son:

  1. Derecho a la libertad y autonomía sexuales: incluye cualquier forma de expresión de la sexualidad que no afecte los derechos de otras personas y sea lícita.
  2. Derecho a la información y educación sobre sexualidad basada en evidencia científica.
  3. Derecho a la salud sexual, que no se refiere solo a la ausencia de enfermedades o infecciones de transmisión sexual, sino a la posibilidad del disfrute pleno de la propia sexualidad, incluyendo los servicios de salud sexual y reproductiva y los insumos para su protección, como condones y los anticonceptivos, entre otros.
  4. Derecho a decidir libremente sobre ejercer o no la reproducción.
  5. Derecho a vivir conforme a la propia orientación sexual y a la libre expresión de la misma.
  6. Derecho a vivir conforme a la propia identidad de género y a la libre expresión de la misma.
  7. Derecho a la equidad sexual, libre de discriminación por sexo, género, orientación sexual, edad, origen étnico, clase social, discapacidad, etcétera.
  8. Derecho a la privacidad y la intimidad, incluyendo la relativa a la propia sexualidad.
  9. Derecho a procurar el placer sexual. Cualquier forma de obtener placer sexual es legítima, siempre y cuando no afecte los derechos de los demás y sea lícita. Además, es fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual.
  10. Derecho a la libre asociación sexual: la elección de pareja sexual, duradera o efímera es una cuestión individual y sólo está sujeta a la aprobación de la otra parte involucrada, incluyendo el matrimonio y el divorcio

Consulta aquí más información de la CNDH.

 

__

POB/KPM