OPINIÓN: Sin OMC, anarquía comercial

México tuvo la oportunidad de encabezar la dirección de la OMC, ahora debe de prestar atención a los cambios que están sucediendo dentro de las cadenas de valor

ANTAR HEADER

La Organización Mundial del Comercio (OMC) se quedó sin dirigente desde el pasado 31 de agosto, el embajador Roberto Azevedo decidió dimitir de la dirección general por asuntos personales; si bien, la organización cruzaba por un ambiente de poca credibilidad y múltiples críticas debido a su liderazgo.

Esta organización tiene como objetivo administrar el sistema mundial del comercio, apoyando las necesidades de los países en desarrollo y solucionar controversias comerciales.

Desde hace un par de años la OMC se encontraba combatiendo medidas proteccionistas impulsadas por países que en otras épocas impulsaban la globalización y el libre comercio. Tenemos el caso de los Estados Unidos de la etapa Trump que calificó a la organización como “horrible” por no tomar medidas en contra de China.

Por desgracia, los movimientos proteccionistas han aumentado por la crisis sanitaria y esto en medio de una OMC paralizada y sin un líder.

La administración del presidente de los Estados Unidos bloqueó los nombramientos del órgano de apelación. Esto causó, que se entorpeciera la examinación de los temas jurídicos en las disputas y no se llegue a un acuerdo.

Por otro lado, se está llevando a cabo la elección del nuevo director general, donde participaban ocho posibles perfiles donde se encontraba el Dr. Jesús Seade, a quien el gobierno de México estaba impulsando. Aunque el pasado 17 de septiembre se comunicó que concluía su campaña.

Esta decisión se tomó primero con la reunión de tres embajadores del comité principal, donde se escogieron los cinco perfiles con mayor apoyo y después se escogerán a tres finalistas. Estos perfiles se llevarán a voto entre los 164 miembros y será escogido por un voto consensado.

Este nombramiento se plantea presentar el 7 de noviembre no obstante, se podría aplazar hasta el próximo año; debido a múltiples argumentaciones encontradas respecto a los perfiles.

Es importante mencionar que los dos perfiles con mayor apoyo son: la embajadora Amin Mohamed de origen keniano y su homóloga la Dra. Ngozi Okonjo-Iweala de Nigeria.

Este favoritismo se basa en la neutralidad de los países de origen de las dos candidatas frente a la guerra comercial entre Estados Unidos y China; así mismo, es importante destacar el apoyo que reciben de las regiones de Europa y África.

En dado caso de que alguna de estas dos candidatas llegara a triunfar, sería la primera mujer y la primera dirigente de origen africano en la OMC.

¿Cuáles serán los retos para la dirección de la OMC?

Actualmente se está desarrollando una guerra comercial entre Estados Unidos y China, es una contienda tecnológica principalmente dentro de la inteligencia artificial y las telecomunicaciones con el 5G.

Estas dos potencias económicas están desarrollando un ambiente poco amigable al multilateralismo, que tendrá grandes implicaciones en el orden de las cadenas de producción dentro de los países.

Este reto se debe de llevar con sumo cuidado, ya que será crítico para el sistema multilateral y la supervivencia de la organización. La OMC necesitará ser inclusiva, justa y dinámica que esté actualizada en las nuevas preferencias comerciales.

La nueva dirección tendrá que ser imparcial en esta eventualidad, ya que tiene dos vitales funciones dentro del organismo; en primer lugar, preside el comité de negociaciones comerciales; en segundo lugar, interviene en las disputas comerciales entre los países.

Esto será fundamental, ya que el organismo está obligado a ganar una nueva credibilidad, obteniendo liderazgo en la esfera global y construyendo las bases del comercio del futuro: la era digital.

México tuvo la oportunidad de encabezar la dirección de la OMC, ahora debe de prestar atención a los cambios que están sucediendo dentro de las cadenas de valor y beneficiarse de posibles inversiones gracias a la reconfiguración de la producción.

--
POB/JCSD