Cuando estás por realizar tu primer salto en paracaídas, normalmente se te vienen a la mente dudas acerca del procedimiento o de qué se sentirá, son muchos los sentimientos encontrados, pero te enlistamos unos puntos importantes a tomar en cuenta para realizar esta actividad y te haga sentir más seguro(a):

1 Agencia

Para empezar tienes que decidir con qué agencia de paracaídas te vas a lanzar y en México existen una gran variedad de ellas.

Tienes que conocer la información acerca de la agencia, visita su página web y/o sus redes sociales, verifica ubicación, números y otras vías de contacto.

Para saber qué agencia elegir, asegúrate de que cuenten con instructores certificados y equipo en perfectas condiciones, para eso, debes ingresar a su página web y además, verificar con reseñas de personas que ya hayan tenido la experiencia.

2 Precios

El precio varía dependiendo de la agencia y de la altura que estés buscando aventarte (las agencias manejan la altura con la medida de pies). En general el precio va entre los mil 500 a los tres mil 500, dependiendo la ubicación y zona. De igual forma, el precio podría cambiar al hacer reservación o por peso excedente.

Si quieres el servicio extra de fotos y/o video, que normalmente no incluye el precio del salto, a tu presupuesto debes agregar el monto que las agencias especifiquen.

3 Seguridad

Sabiendo que el paracaidismo es un deporte extremo, probablemente te has preguntado qué tan seguro es lanzarte en paracaídas y la verdad es que, como todo, tiene sus riesgos, sin embargo, el porcentaje de accidentes reportados al año es de menos del 0.05%, según James Griffith, experto en accidentes de paracaidismo.

4 ¿Quiénes pueden saltar?

Niños a partir de 7 años y que pesen más de 25 kilos (con autorización y acompañamiento de un adulto) y personas de hasta 105/110 kilos (con ropa y calzado). Por seguridad, no es recomendable para mujeres embarazadas, personas con enfermedades del corazón o enfermedades respiratorias.

5 Vestimenta

Es importante que lleves ropa cómoda, ya que como te van a poner un arnés para asegurarte, te apretarán, entonces la ropa deportiva es la más recomendada para esta ocasión.

De igual forma, si ocupas lentes, no hay problema ya que se te colocan unos gogles por encima de ellos.

6 Duración

El tiempo varía dependiendo de factores como las condiciones climatológicas, ya que no se puede realizar el salto si está lloviendo, lo ideal es que el cielo esté despejado. Si todo está en orden, es aproximadamente una hora y media estando en el lugar.

Otro factor es la cantidad de personas que haya esperando o si llegas con reservación.

Si se habla de la caída, depende de la altura, pero generalmente es entre 30 segundos y un minuto de caída libre y entre 5 y 10 minutos en lo que caes completamente en tierra firme.


Mi experiencia

Mi primera vez saltando en paracaídas fue increíble.

Paracaídas
Foto: Skydive México

Yo no me sentía muy nerviosa, porque me gustan las actividades extremas; sin embargo, puede que sientas nervios, pero no pasa nada, es una experiencia de mucha adrenalina que se disfruta muchísimo.

Ese día desayuné sin ninguna restricción unas dos horas antes de lanzarme. Llegamos al lugar y nos registramos, firmamos una carta de términos y condiciones y esperamos a que llegaran las demás personas del grupo.

Paracaídas 2
Foto: Pamela Camacho

Después nos pesaron con todo y ropa y zapatos, como parte del protocolo, para asegurarse que nadie excediera el peso límite, y unos minutos después, el instructor que se lanzaría conmigo me puso mi arnés haciéndome plática para crear un poco más de confianza e inmediatamente de eso, me dio instrucciones sobre las posturas que debía tener al lanzarme y al estar en el aire.

Estábamos listos todos y fuimos rumbo a la avioneta, abordamos y nos sentamos en fila, nos elevamos y volamos por unos 10-15 minutos, por lo que pude disfrutar de la vista. Al estar lo suficientemente alto, nos preparamos Jonathan (mi instructor) y yo, él se aseguró de que todo estuviera en su lugar, me dio mis gogles. Abrieron la puerta de la avioneta, sentimos el aire intenso entrar y rozarnos la piel.

Paracaídas
Foto: Pamela Camacho

Fui la última en aventarme, por lo que pude ver cómo todos los que iban en la avioneta se lanzaron, uno a uno, con aproximadamente un minuto de diferencia. Nos íbamos recorriendo en los asientos hasta llegar al final. Me hinqué en el suelo de la avioneta, Jonathan nos llevó hasta la orilla, me preguntó si estaba lista y nos lanzamos. Comenzó el fuerte aire con la caída libre.

Miré abajo y sentí mucha intensidad, miedo y sobretodo adrenalina. Al principio tuve dificultad al respirar, intentaba gritar, pero se cortaba, yo creo que por la emoción; sin embargo, cuando dejé el miedo atrás, comencé a disfrutar de la caída. Todo fue demasiado rápido.

El aire frío pegaba en mi rostro, Jonathan me grababa mientras yo simplemente no podía creer que estuviera cayendo hacia la nada. Pensé "¿cómo es esto posible?", en ese punto, realmente cualquier pensamiento malo se te va.  Tras unos segundos más, el paracaídas se abrió.

El resto fue disfrutar de la vista, hablar con mi instructor acerca de que él tiene 25 años saltando en paracaídas, más de 18 mil saltos, pero que nunca se ha lanzado del bongie porque "eso si le da miedo".

Aterrizaje
Foto: Skydive México

Las distancias se distorsionan, podía ver a mis compañeros muy lejos, pero de un momento a otro, estábamos a punto de aterrizar, entonces Jonathan me indicó como poner los pies y caímos sentados, sin dolor y todo bien.

Nos levantamos, nos tomaron fotos a mi instructor y a mí, después él tuvo que irse a preparar para saltar otra vez. Nos tomaron foto a mí y a mi familia, caminamos hacia donde nos pusieron los arnéses y ahí mismo nos los quitaron.

Mientras esperábamos nuestras fotos hablamos sobre nuestros diferentes puntos de vista y concluímos que estando en la avioneta sientes mucha incertidumbre, pero estando en el aire, ya no piensas nada malo, solo disfrutas el estar ahí.


 

__

POB/KPM