Con información de Pamela Camacho Lara.

De enero a agosto de 2020, en el estado de Puebla se han registrado al menos 49 asesinatos de mujeres con características de feminicidio.

Cifras del Observatorio de Violencia Social y de Género (OVSG) de la Universidad Iberoamericana de Puebla, señalan que todos los meses se han reportado muertes de mujeres; siendo febrero y junio los más violentos con 10 y 8 asesinatos, respectivamente.

En el comparativo de datos entre OVSG y la Fiscalía General del Estado, de 49 probables feminicidios, pues la víctima cumple con características establecidas en el Código Penal del Estado de Puebla, la autoridad solo tiene contabilizados 40, es decir, 18.37% menos.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), Puebla es el quinto estado a nivel nacional con más feminicidios registrados durante 2020. Sin embargo, esta unidad solo documenta 39 presuntos feminicidios, diez menos que el OVSG de la Ibero.

El SESNSP señala que en once casos, las mujeres fueron asesinadas con “arma de fuego”; en siete con “arma blanca” y la mayoría (21) con “otro elemento”.

Los siete municipios con más casos registrados, y que se ubican dentro de los cien con mayor violencia contra las mujeres, son:

  • Puebla
  • Zacatlán
  • Chietla
  • San Martín Texmelucan
  • Coronango
  • Palmar de Bravo
  • San Salvador Huixcolotla.

Entre enero y agosto de 2020, en el país se han registrado 626 presuntos feminicidios, cifra que representa un incremento de 2.2% respecto al mismo periodo del año 2019.

¿Qué casos se consideran femincidio?

En el artículo 325 del Código Penal Federal, se establece que comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género. Se considera que existen razones de género cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

1.La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo;

 

2.A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia;

3.Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima;

4.Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza;

5.Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;

6.La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida;

7.El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.

 

El Modelo de protocolo latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género recomienda que todas las muertes violentas de mujeres que en principio parecerían haber sido causadas por motivos criminales, suicidio y accidentes, deben analizarse con perspectiva de género, para poder determinar si hubo o no razones de género en la causa de la muerte y para poder confirmar o descartar el motivo de ésta.

 

 

--
POB/LFJ