Mitos y realidades del Penacho de Moctezuma

No hay evidencia escrita ni visual que comprueben que el Penacho perteneció a Moctezuma ni que haya sido un obsequio, de acuerdo con estudios históricos.

En el año 2021 se conmemoran eventos importantes que marcaron la historia de México, como los 200 años de la consumación de Independencia y los 500 años de la caída del Imperio Azteca con la Conquista Española.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, ha insistido en regresar obras que se encuentran en otros países como consecuencia del “saqueo” de patrimonio histórico sufrido en el pasado.

Queremos mostrar a los mexicanos la grandeza cultural de nuestro pueblo que, por los intereses de quienes nos invadieron y colonizaron, fue distorsionada", dijo López Obrador, en conferencia de prensa, el martes 13 de octubre.

Uno de los objetos que más se ha intentado recuperar –no solo este gobierno, sino también en periodos anteriores– es el Penacho de Moctezuma, hecho de plumas de quetzal y otras aves montadas sobre una base de oro y piedras preciosas, que se encuentra en el Museo Antropológico de Viena.

Por ese motivo, recolectamos algunos datos que han sido tema de investigaciones históricas y que se desprenden como mitos y hechos del objeto:

Mitos

1 El Penacho fue robado

En una entrevista con la BBC, Iván Escamilla, profesor del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señaló que, durante la Conquista hubo saqueos, pero en este caso, el penacho fue un obsequio a Hernán Cortés a su llegada a las costas del golfo de México en el siglo XVI.

2 Le pertenecía y fue utilizado por Moctezuma

De la misma forma, Escamilla asegura que no hay evidencia escrita o visual para afirmar que el penacho era algo personal del líder Azteca. Consideró más probable que haya pertenecido a algún sacerdote durante una ceremonia, que solían usar diademas de oro con una pieza triangular al frente.

3

Cómo y cuándo llegó a Austria

La hipótesis más destacada es que, Hernán Cortés, le hizo llegar el penacho al rey Carlos I de España y V de Alemania, quien tenía origen austriaco, al igual que toda la familia Habsburgo, a la cual pertenecía.

Hechos

1 En el siglo XIX, se identificó y atribuyó la procedencia mexicana

El penacho, de 222 plumas de quetzal, llegó a Viena a principios de dicho siglo. En este tiempo se ha restaurado y se puede ver en una vitrina especial en el Museo Mundial de Viena.

2

Es una pieza frágil y no puede ser transportado

Gerard Van Bussel, curador de las Colecciones de América del Norte y Central del Museo de Viena declaró que el penacho es demasiado frágil para viajar y que incluso en el trayecto podría deshacerse.

Esta no es la primera vez que se intenta traer a México en calidad de préstamo. En 2010, expertos del Museo de Viena y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) participaron en una restauración para poder transportarlo, sin embargo, concluyeron que la pieza es demasiado frágil.

De hecho, Van Bussel dijo al diario Reforma que, no contemplan trasladar el penacho en, por lo menos, 10 años.

3

El Penacho no se exhibirá en la exposición Aztecas

Esta muestra se conforma de más de 200 piezas en torno al arte, cultura y cosmovisión de esta civilización prehispánica.

 

 

 

--
POB/LFJ