OPINIÓN: La burbuja de la NFL contra COVID

formación escopeta

Entrando a la semana 4, la NFL está viviendo su primer brote de COVID-19. El martes, la liga reportó que al menos nueve miembros de Titans (4 jugadores y 5 personas del staff) dieron positivo al virus, con el riesgo de que el contagio se haya extendido durante el partido frente a Vikings.

Tras las pruebas positivas, ambos equipos han cerrado sus instalaciones; Titans hasta el sábado y Vikings solo como protocolo de prevención ya que no se han reportado casos positivos en las últimas 24 horas.

Ayer, 30 de septiembre, la NFL confirmó que el partido que jugaría Titans este domingo frente a Steelers será reprogramado para el lunes o martes; mientras que el Vikings vs Texans, programado para el domingo también, sí se llevará a cabo en la fecha establecida.

Como todas las ligas del mundo, la NFL creó protocolos de prevención del virus. En este caso, acordó con la Asociación de Jugadores (NFLPA, por sus siglas en inglés) realizar pruebas diarias de COVID-19. En el campo de prácticas, jugadores y coaches deberán usar protección y cubrebocas; en los días de partido, todos deben emplear guantes, con excepción de los quarterbacks en su mano de lanzar.

Otros lineamientos establecen que en el campo no podrá haber presencia de reporteros, porristas y mascotas; aunque, algunos equipos sí han dado acceso a una parte de las gradas, pero, en general, la mayoría de los estadios están sin gente.

El uso de cubrebocas es obligatorio para los coaches y su equipo. Ya vimos cómo le fue a Pete Carroll, Sean Peyton, Vic Fangio y Jon Gruden con la multa de 100 mil dólares para ellos y 250 mil para sus equipos todo por no usar (o traer de adorno) el cubrebocas.

Incluso, desde los campamentos, la NFL advirtió duras sanciones. Entre los protocolos se establecía que los jugadores debían asistir a trabajar y saliendo “derechito” a su casa pues no tenían permitido asistir a lugares donde pudieran contagiarse. Luego, acordó con la Asociación de Jugadores la cláusula de exclusión voluntaria en la que se permite a los jugadores no participar en la temporada por riesgo de contagio.

Esta cláusula fue hecha válida por 60 jugadores. 

Ahora que el brote se ha presentado, los equipos deberán realizar pruebas a los contactos cercanos de esta forma:

*Si el sospechoso da negativo, puede regresar a entrenar siempre y cuando tenga una segunda prueba negativa después de 24 horas de haberse realizado la primera.

*Si el sospechoso da positivo pero es asintomático, regresará al entrenamiento diez días después de la prueba inicial y presentar dos pruebas negativas con 24 horas de diferencia más el alta del médico del equipo.

*Si el sospechoso da positivo y con síntomas, regresará al entrenamiento diez días después de los primeros síntomas; que hayan pasado al menos 24 horas desde la última fiebre sin el uso de medicamentos; mejoría en los síntomas más el alta del médico del equipo.

Según la NFLPA, en tres semanas se han realizado 36 mil 664 pruebas a jugadores y personal. 

Ahora, con el brote presentado, la NFL ha impuesto mayores sanciones. Según un memorando de la liga –obtenido por el reportero Adam Schefter de ESPN– Troy Vincent, vicepresidente ejecutivo amenazó con suspender y hasta retirar selecciones del draft a los equipos que incumplan con los lineamientos contra COVID-19.

Apenas hemos pasado la semana 3 de la temporada. Si hemos de jugar una campaña completa y sin interrupciones, debemos seguir comprometidos en nuestros esfuerzos para mitigar el riesgo de transmisión del virus. Una adherencia inconsistente a los protocolos de salud y seguridad pondrá en riesgo la temporada”, escribió Troy Vincent.

El anuncio se da a la par de la investigación sobre jugadores de Las Vegas Raiders por haber incumplido el reglamento de la NFL y la NFLPA. Resulta que ocho jugadores asistieron a un evento de caridad organizado por su compañero Darren Waller.

Aunque el evento tenía una buena intención, pues lo recaudado sería para ayudar a jóvenes a superar problemas de adicción, el evento infringió las disposiciones del estado de Nevada respecto a la pandemia. El martes la ciudad de Henderson multó al club donde se realizó el evento por “violaciones de las directivas de emergencia COVID-19”, incluidas las personas asistentes y que no portaron cubrebocas.

Entre los jugadores que asistieron están: Derek Carr, Jason Witten, Foster Moreau, Derek Carrier, Zay Jones, Nathan Peterman y Nevin Lawson

De acuerdo con las reglas de NFL y la NFLPA, los jugadores tienen prohibido asistir a cualquier evento “que viole las restricciones locales y estatales”. Mark Davis, propietario del equipo, dijo que se asumirá la responsabilidad por las acciones de sus jugadores y aseguró que su organización “se lo toma muy enserio”… seguro tras la multa de un cuarto de millón.

Picks Semana 4

Broncos vs Jets
Colts vs Bears
Jaguars vs Bengals
Browns vs Cowboys
Saints vs Lions
Steelers vs Titans
Seahawks vs Dolphins
Chargers vs Buccaneers
Ravens vs Washington
Cardinals vs Panthers
Vikings vs Texans
Giants vs Rams
Patriots vs Chiefs
Bills vs Raiders
Eagles vs 49ers
Falcons vs Packers

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Lizeth Flores Jácome es periodista, directora editorial de Poblanerías. Tiene una amplia experiencia en la cobertura de eventos nacionales e internacionales. Desde foros, procesos electorales, ferias y justas deportivas.

--
POB/LFJ