El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un padecimiento crónico que se presenta en niños y que a menudo se prolonga en la edad adulta.

De acuerdo con datos del Hospital Psiquiátrico Infantil “Dr. Juan N. Navarro”, en México más de 2 millones de niños viven con TDAH; de ellos, 8% está en edad escolar, por lo que es necesario que los adultos a su alrededor: padres de familia, maestros y médicos, conozcan los síntomas para su atención temprana.

María Elena Frade Rubio, presidenta de la Fundación Federico Hoth A.C., y creadora del proyecto Protectodah, indicó que el diagnóstico y la atención oportuna del trastorno, disminuye el riesgo de desarrollar adicciones y depresión en la adolescencia. De no atenderse, pueden presentarse otros problemas que afecten la conducta, deserción escolar, ansiedad e incluso baja autoestima.

Signos y síntomas

Información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, señala que los niños con TDAH pueden presentar (en exceso) algunas de las siguientes conductas:

  • Fantasear mucho.
  • Olvidar o perder las cosas con mucha frecuencia.
  • Retorcerse o moverse nerviosamente.
  • Hablar mucho.
  • Cometer errores por descuido o correr riesgos innecesarios.
  • Tener problemas para resistir la tentación.
  • Tener problemas para respetar turnos.
  • Tener dificultades para llevarse bien con otros.
A medida que los niños crecen, los síntomas continúan y pueden provocar dificultades en la escuela, en casa o con los amigos. Foto: Andrew Ebrahim/Unsplash.

Las características principales del trastorno pueden comenzar a notarse a partir de los 3 años de edad, de acuerdo con la Clínica Mayo.

Indica que este trastorno ocurre con mayor frecuencia en hombres y los comportamientos también son específicos del género; por ejemplo, los niños suelen ser más hiperactivos y las niñas menos atentas.

Del TDAH se derivan tres subtipos:

*Falta de atención predominante. Se presentan dificultades para organizase o terminar tareas, prestar atención a los detalles o seguir instrucciones. Se distrae con facilidad.

*Conducta hiperactiva/impulsiva predominante. Se le dificulta quedarse sentada quiera durante mucho tiempo, se mueve nerviosamente y habla mucho. Le es difícil esperar su turno o escuchar instrucciones.

*Combinado con la mezcla de síntomas de falta de atención y síntomas de hiperactividad/impulsividad.

¿Qué lo causa?

No hay un factor específico que lo origine. Investigaciones científicas sugieren que la genética tiene un papel importante, aunque también se relaciona con:

* Consumo de alcohol o tabaco durante el embarazo.
* Exposición al plomo (puede encontrarse en pintura, esmaltes, porcelana, juguetes y algunos productos para niños como joyas de fantasía, baberos, loncheras).
* Lesión cerebral.
* Parto prematuro.
* Bajo peso al nacer.

Por ahora –asegura– no está demostrado que el TDAH se origine por consumir demasiada azúcar, ver televisión en exceso u otras creencias populares como la forma de crianza, factores sociales como la pobreza o el caos familiar. No obstante, estas situaciones podrían empeorar los síntomas, señala.

Aunque popularmente se sospecha que el consumo de azúcar causa hiperactividad, no hay pruebas confiables que lo confirmen. Muchos problemas en la niñez pueden llevar a que se presente dificultad para mantener la atención, pero eso no es lo mismo que padecer de trastorno por déficit de atención/hiperactividad”, destaca la Clínica Mayo.

El diagnóstico

Para Karla de la Cuesta, directora del Centro Estatal de Salud Mental de Puebla, el diagnóstico del trastorno puede dificultarse debido a que los síntomas suelen confundirse con actitudes normales de los niños.

En la mayoría de los casos, el TDAH se trata mejor utilizando una combinación de terapia conductual y medicamentos. Foto: Markus Spiske/Unsplash.

En entrevista con Poblanerías explicó que diagnosticar el TDAH es un proceso de varios pasos.

Muchas veces se puede confundir fácilmente, digamos, un problema de conducta con trastorno de hiperactividad, aquí es importante ver las diferentes esferas en las que se desempeña el niño. Verificar que la conducta o falta de atención sea en todas las áreas, no solo es un problema en casa o solo un problema en la escuela. Si no que el niño tenga una dificultad para llevar a cabo las tareas que se requerirían para su edad”.

Consideró que un diagnóstico mal encaminado puede hacer que el niño crezca con un estigma de que no es una persona que “no es competente para lo que debe hacer”.

En caso de reconocer algún síntoma de TDAH, recomienda al padre, madre o tutor, hablar con un profesional de atención médica para averiguar si corresponden con el diagnóstico. En Puebla, pueden acercarse al Centro Estatal de Salud Mental o el Hospital para el Niño Poblano.

Nosotros en la secretaría de Salud tenemos servicios de paidopsiquiatría en el Centro Estatal de Salud Mental y en el Hospital para el Niño Poblano. Les recomiendo el Centro Estatal de Salud Mental ya que tenemos un número más amplio de especialistas que le pueden dar atención de manera más oportuna”.

La atención médica en el Centro Estatal de Salud Mental es gratuita y se recomienda a los padres tomar orientación psicológica para contener el caso.

El médico va a determinar qué presenta el menor, si es un déficit de atención e hiperactividad o solo es alguna de las dos características. En ese sentido, el médico inicia, en caso de ser necesario, un tratamiento farmacológico y se le refiere a psicología porque con algunas intervenciones psicosociales y orientación a los padres, también puedan facilitarse el logro de metas y la vida adaptativa del niño a su medio”.

Karla de la Cuesta señaló que, para solicitar atención médica en el Centro Estatal de Salud Mental, los interesados deben llevar los siguientes documentos:

  • Identificación oficial de la persona que acompañe al menor (original y copia)
  • Comprobante de domicilio
  • Acta de nacimiento del menor
  • CURP del acompañante y del menor.

El Centro Estatal de Salud Mental se ubica en el Camino al Batán, cercano a Periférico, al sur de la ciudad de Puebla.

 

 

 

--
POB/LFJ