Gracias a la política estadounidense "tolerancia cero", implementada en abril de 2018 bajo la administración de Donald Trump, se reportaron 666 infantes en los campamentos de niños migrantes, que fueron separados de sus padres por deportaciones.

"Tolerancia cero" es un enfoque de política de seguridad ciudadana en el cual, en este caso, el Departamento de Justicia de Estados Unidos trata a los indocumentados que intentan ingresar al país como autores de un delito por el que deben ser juzgados e implica la pérdida de la custodia de sus hijos.

La política fue retirada meses después, gracias a las protestas en contra de ella, sin embargo, durante el tiempo que fue ejercida, se tenía registro de 1,030 niños separados, de los cuales, solo 485 habían podido regresar con su familia y quedaban 545.

Sin embargo, de acuerdo a un correo obtenido por la NBC News, informó que la búsqueda involucra a 121 niños más, es decir, que, actualmente, hay 666 niños en los campamentos. Una búsqueda, que el gobierno estadounidense asegura, se ha dificultado por la pandemia.

Por lo menos un 20% de los niños eran menores de cinco años en el momento de la separación.

Steven Herzog, el abogado que encabeza la búsqueda para reunir a las familias, culpa a la falta de información del gobierno sobre los niños.

Agradeceríamos que el gobierno proporcione cualquier información de contacto actualizada disponible, u otra información que pueda ser útil para establecer contacto para todos los 666".

Por su parte, el presidente electo, Joe Biden, asegura que establecerá un grupo de trabajo para reunir a todas las familias migrantes separadas bajo la política, pero no ha declarado si los padres podrán viajar a Estados Unidos para solicitar asilo con los niños.