Ante los reportes de enfrentamientos entre la Policía Nacional Civil (PNC) y el Ejército de Guatemala en contra de la caravana migrante, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador comentó en la conferencia de prensa matutina del 18 de enero que se ha estado intentando coordinar el Gobierno de México con los Gobiernos Centroamericanos y de Estados Unidos.

Estamos haciendo propuestas, el que se busque el diálogo con los migrantes; esto, en Honduras, en Guatemala, que se les atienda para que no entren a ningún país por la fuerza, que se les atienda y que se les respeten sus derechos humanos.”

Añadió que los migrantes deberían tomar en cuenta la situación de salud que se está viviendo por la pandemia para que acaten las medidas sanitarias y también se proteja a los niños.

Los reportes han sido desde el sábado 16, al lunes 18 de enero, entre miembros de la PNC y el Ejército, contra ciudadanos de la primera caravana migrante del 2021, donde hay mayoría de personas hondureñas.

Además, autoridades de Guatemala aseguran que, por lo menos, 21 personas de la caravana, dieron positivo a Covid-19 en las pruebas que se hicieron voluntariamente en los Centros de Atención a Migrantes.

Mismos que fueron trasladados a los Centros de Bienestar Respiratorio, para que estén aislados y cumplan con su tiempo de cuarentena y posteriormente, ser enviados a Honduras.

¿Qué ha pasado?

La caravana migrante de este año, conformada por, alrededor de 6 mil personas, salió de Honduras entre el jueves 14 y viernes 15 de enero. Al llegar a Vado Hondo, Chiquimula, el Ejército y la PNC los detuvieron por violar controles migratorios y de salud, bloqueando el paso e impidiendo el flujo de automóviles y transporte pesado.

El periódico guatemalteco Prensa Libre asegura que las autoridades intentaron dialogar con miembros de la caravana para que desalojaran el paso, sin embargo, se negaron, por lo que fueron advertidos que serían desalojados.

Las autoridades iniciaron el desalojo y los integrantes de la caravana migrante pusieron resistencia, lo cual generó un enfrentamiento. Se reportó uso de gas lacrimógeno y palos por parte de la PNC y el Ejército para hacer retroceder a los migrantes; por su parte, ellos lanzaron piedras, botellas y todo tipo de objetos contra las autoridades.

El jefe de la Procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala, a través de un comunicado, se mostró preocupado por los hechos ocurridos recientemente y puntualizó que:

El Estado de Guatemala reconoce el derecho de toda persona a emigrar o inmigrar, por lo cual el migrante puede entrar, permanecer, transitar, salir y retornar al territorio nacional conforme la legislación nacional”.

__

POB/PCL