A medida que aumentan los casos de contagio en Puebla, existe la posibilidad de que alguien en casa se infecte en algún momento. A la segunda quincena de enero, el estado se ubica dentro de los diez que han superado el 70% de su capacidad hospitalaria, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud federal.

Un documento publicado por el grupo asesor científico del gobierno de Reino Unido (Scientific Advisory Group for Emergencies, SAGE) indica que si se siguieran todas las medidas de precaución para atender pacientes con coronavirus en casa, implicaría un menor riesgo de contagio, algo que podría representar una disminución en los índices de hospitalización.

De esta forma, ¿cómo se debe actuar cuando se tiene un paciente COVID-19 en casa? Estas son algunas recomendaciones de SAGE.

1. Mantener la distancia y usar mascarilla

Como sabemos, el virus se transmite principalmente a través de gotitas de saliva que las personas arrojan al hablar, toser o estornudar. Por eso, durante los primeros días de la infección se recomienda mantener la distancia y que todos los miembros del hogar usen cubrebocas.

Recuerda desechar las mascarillas en una bolsa de plástico separada de la demás basura y limpia por fuera con agua y cloro; para desinfectar, se recomienda usar un tercio de taza de cloro por 4 litros de agua.

2. Limpieza de superficies

El coronavirus puede llegar a las manos y la cara de las personas y, posteriormente, contaminar otras superficies, como toallas, sábanas, platos, tazas y cubiertos.

Para disminuir el riesgo y mantener el lugar seguro, limpie las superficies constantemente durante el día y lave sus manos con agua y jabón.

Utilice guantes al tocar los platos, tazas, o cubiertos que usó la persona enferma. Lava estos utensilios con agua caliente y jabón.

Para lavar la ropa de la persona enferma se recomienda no sacudirla. Use el detergente de siempre para lavarla a la temperatura más alta posible.

3. Ventilar la casa

La ventilación es fundamental porque el virus puede permanecer en partículas más pequeñas en el aire, así que trate de mantener las ventanas entreabiertas, incluidas las de diferentes habitaciones, para promover el flujo de aire.

Debido a que el virus también se puede eliminar en las heces, cierre la tapa del inodoro durante la descarga y mantenga los ventiladores en funcionamiento durante más tiempo.

Idealmente, la persona infectada debería usar un baño separado del resto de los miembros del hogar.

4. Buena alimentación 

Aunque los pacientes que se recuperan de la enfermedad no tengan apetito, perder peso puede retrasar su recuperación; se recomienda animarlos a comer cantidades pequeñas pero con frecuencia con platillos ricos en proteínas como carne, pescado, huevos, queso, cacahuates y frijoles.

También se recomienda beber muchos líquidos para mantenerse hidratados.

5. Monitorear el oxígeno

Los oxímetros son dispositivos que se colocan en la yema del dedo y miden los niveles de saturación de oxígeno en la sangre. Pueden ser un indicador útil de que el oxígeno en sangre de una persona ha caído a niveles bajos y requiera una atención en hospital.

Acuda a un hospital de inmediato si los síntomas están empeorando:

  • Presenta problemas para respirar
  • Dolor u opresión persistente en el pecho
  • Labios o cara de color azulado
  • Incapacidad para permanecer despierto.

 

 

--
POB/LFJ