El mundo vive una situación difícil desde 2020, debido a la pandemia por COVID-19. Lo que ha provocado múltiples pérdidas, tanto de personas como económicas, y esto presenta afectaciones en los individuos que lo padecen.

De acuerdo a la psicóloga Jessica Wolynski Garay, especialista en desarrollo humano y con estudios en tanatología, el duelo es el proceso mediante el cual atraviesan las personas ante una pérdida.

El nivel de dolor que vamos a sentir es directamente proporcional al cariño o amor que le teníamos a la persona, situación u objeto perdido. Cuando nosotros hablamos de duelo es precisamente un proceso en el cual las personas van a atravesar sentimientos de shock, enojo, tristeza”, expresa.

Lo ideal es manejar el duelo de forma “real”, es decir, sintiendo lo que se tiene que sentir, para que de esta forma la persona afectada pueda aceptar la situación; aunque esto no significa resignarse, sino entender y aprender de ello para continuar la vida.

Fases del duelo

La doctora Elisabeth Kübler-Ross, considerada como la precursora de la tanatología, manifiesta que hay cinco fases del duelo, aunque no se llevan necesariamente en el mismo orden.

1 Negación o shock: Esto permite poder vivir el momento y que no sea tan duro. La persona no puede creer que le esté pasando tal situación; por ejemplo, cuando una persona pierde a un ser querido, pero en el funeral se muestra normal.

2 Enojo: Se presenta frustración y los “¿por qué me pasa esto?”, “¿por qué a mí?”, “¿por qué de esta manera?”.

 

3Negociación: Con Dios, con la vida o con uno mismo, se trata de buscar recuperar o reemplazar lo que se perdió, aun cuando no es posible

 

4 Depresión o tristeza: Conlleva situaciones de angustia o ansiedad.

 

5Aceptación: La persona entiende y aprende de la situación y puede continuar su vida.

 

Duelos atorados

Los duelos atorados o duelos congelados suelen ocurrir, debido a que en ocasiones se presentan pérdidas que son muy fuertes para las personas que tratan de no “hundirse” e incluso se medican, mientras están en la etapa de negación.

Es decir, se estancan en esa fase, lo cual la tanatología lo define como “alcantarillas”.

En vez de poder atravesar el duelo que es como un túnel, te caes en una alcantarilla y no sales de ella. Entonces muchas veces te puedes caer en una de las fases. La idea del duelo es vivirlo, atravesarlo sabiendo que es doloroso pero es un proceso, y permitirme sentir lo que necesito sentir para que no se congele y no regrese después con mayor intensidad”, señala la psicóloga Jessica Wolynski.

Resulta importante permitir vivir el duelo, puesto que si se llega a congelar incluso puede despertar nuevamente al sufrir otra pérdida y regresar con mayor intensidad.

¿Cómo llevar el duelo?

Lo recomendable ante pérdidas es permitirse sentir y vivir el duelo, sabiendo que no es ni bueno ni malo sino que es un proceso que se tiene que pasar.

El dolor nos incomoda mucho y queremos salir lo más rápido posible de él, pero debemos ser muy pacientes con nosotros mismos, respetando nuestro proceso sabiendo que los sentimientos no son ni buenos ni malos, ser muy pacientes y humanizarnos”, puntualiza Wolynski Garay.

Algunas recomendaciones puntuales son:

  • Buscar espacios de acompañamiento
  • Permitirse vivir el dolor para poder superarlo
  • Expresarse sobre la pérdida
  • No sobre exigirse
  • Ser muy compasivo y empático consigo mismo

En cuestión de las personas que conviven con otras que atraviesan el duelo, es importante evitar frases como “échale ganas”, “no estés triste”, porque no resulta favorable, aunque se tengan buenas intenciones; lo ideal es ser empáticos, preguntar qué necesitan o en qué se les puede ayudar, y ser compasivos.

La tanatóloga Jessica Wolynski se pone a disposición ante las personas que necesiten acompañamiento ante el proceso de duelo, brinda consultas a través de Zoom y pueden contactarla mediante el número de celular 222 302 9988, Facebook o Instagram.

 

__

POB/KPM