El 13 de enero del 2021, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó que se lleve a cabo el juicio político o impeachment en contra del aún presidente, Donald Trump, a quien se culpa de "incitación a la insurrección", después del asalto al Capitolio el 6 de enero.

Es una decisión histórica puesto que Trump se convirtió en el primer presidente con dos juicios políticos.

El 19 de enero regresaron los senadores después del asalto en el Capitolio, al mismo tiempo que es el último día como mandatario de Donald Trump, por lo que se tienen que encargar del avance del juicio político, así como de la confirmación del gabinete del presidente entrante.

El día 25 de enero, la Cámara de Representantes entregó la carta de acusación al Senado de Estados Unidos, por lo que, el juicio político tomará lugar el 8 de febrero del 2021. Con esto, Trump se convierte en el primer ex presidente en enfrentarse a uno.

Se acordó por parte de los demócratas y republicanos, retrasar el inicio del juicio para darle más tiempo a Trump de preparar su defensa y al Senado, la posibilidad de confirmar el gabinete de Biden, ya que se tenía estipulado que sería inmediatamente después de la posesión, el 20 de enero.

Te puede interesar: ¿Cómo será la toma de posesión de Joe Biden?

Lo que se necesita para condenar a Trump

Para que Trump sea condenado, en el Senado debe haber una votación de dos tercios a favor, que, a diferencia del primer juicio político, él ya no contaría con el apoyo monolítico del partido Republicano, por lo que se ve más probable.

Según la BBC, hay una gran probabilidad que que, por lo menos, cinco republicanos votarían a favor de la condena como:

  • Mitt Romney, que fue el único en votar a favor en el juicio anterior;
  • Lisa Murkowski y Pat Toomey, quienes dijeron que Trump debió renunciar;
  • Susan Collins y Ben Sasse, quienes algunos medios estadounidenses aseguran que podrían votar en contra del mandatario.

Según lo que establece la Constitución de Estados Unidos, el proceso debe probar si el presidente ha cometido “traición, soborno u otros delitos graves y faltas”. Y para alcanzar los dos tercios se requiere del voto de, al menos, 16 de los 50 senadores del partido Republicano.

A pesar de que Trump haya dejado el cargo, el Senado aún podría enjuiciarlo, ya que en la Constitución no se establecen límites de fechas, sin embargo, no ha precedentes de eso.

¿Qué pasaría?

Según la BBC y The New York Times, lo que Trump perdería al ser condenado:

1. Beneficios otorgados a expresidentes

Según la Ley de Expresidentes de 1958, pagados por todos los contribuyentes como:

  • Una pensión
  • Seguro médico
  • Presupuesto para viajes de hasta un millón de dólares
  • Medidas de seguridad

2.Inhabilitarlo para desempeñar cargos públicos

Trump podría volver a postularse a algún cargo político, incluyendo la presidencia del 2024; sin embargo, tendría que haber una votación que permite la Constitución, para impedir que pudiera ocupar “cualquier cargo de honor, confianza o lucro en Estados Unidos”.

* Salida del poder

Lo que establece un juicio político es la salida del cargo del mandatario en cuestión, sin embargo, para Donald Trump ya no aplicaría porque el juicio estará empezando con él fuera del poder.

__

POB/PCL