El mal trato y servicio deficiente que ofrecen los consulados mexicanos en USA crecen cada día. El problema no es nuevo, pero sí se ha agudizado durante el actual gobierno. Conexión Migrante dio voz a 80 migrantes mexicanos radicados en USA y, a través entrevistas telefónicas y escritas, dan cuenta de un deterioro del servicio en los servicios consulares durante la pandemia. Un nuevo recorte previsto al presupuesto consular en 2021 amenaza con empeorar la situación.

Una investigación realizada a partir de entrevistas entre los migrantes, cónsules, legisladores y funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores será publicada en tres entregas. En la primera de ellas, Conexión Migrante refleja la visión y los problemas que están enfrentando los mexicanos en los consulados en Estados Unidos.

En los consulados “me tratan peor que en USA”

Con un total de 54 oficinas de representación, la red consular de México en Estados Unidos es la más importante que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene en el extranjero.

Las quejas de los migrantes mexicanos con respecto a los servicios recibidos en estas oficinas son muchas y poseen múltiples matices, pero la principal constante es la falta de citas.

Un sondeo realizado entre 80 migrantes mexicanos en Estados Unidos reveló tres problemas recurrentes en los consulados de México en Estados Unidos:

  1. No hay acceso a citas y los migrantes tampoco reciben alternativas adicionales.
  2. Los consulados solicitan requisitos difíciles de cumplir cuando se tramitan identificaciones básicas como una matrícula consular o una credencial del INE.
  3. El maltrato al migrante es común.

Existe el servicio de MEXITEL, diseñado para que los ciudadanos agenden citas, pero éste no opera con eficiencia.

“Marcas y no te contestan. Si por fin te responden, es para decirte que la agenda está llena”, relata Teresa Bejar, mexicana atendida por el consulado en Santa Ana, California. “Te dicen que sigas llamando, te dejan escuchando la grabación de una máquina y, después, simplemente te cuelgan”.

Muchos mexicanos que acuden a los consulados en Estados Unidos son trabajadores esenciales indocumentados que disponen de poco tiempo libre y temen ser deportados. El espacio seguro que tendrían que ofrecerles los consulados no existe.

Todos somos mexicanos y somos iguales, pero muchas veces en mi consulado, a pesar de ser un servicio de México, me tratan peor que en Estados Unidos”, dice Luis Flores.

Radicado en Sherman (Texas) desde hace 14 años, Flores relata que, cuando sus compatriotas tienen poco tiempo de haber llegado a Estados Unidos, “temen ir a un consulado, y cuando enfrentan un trato malo, sienten una gran impotencia”.

La gente en el consulado es muy prepotente. No hay ni por equivocación un sentido de fraternidad que te haga sentir que en ese momento estás en suelo mexicano”, dice Leticia Becerra sobre el consulado sobre ruedas en Wilmington, en Delaware.
Todas las representaciones consulares de México en USA cuentan con cuatro divisiones de atención a migrantes: documentación, protección, asuntos comunitarios y asuntos políticos y económicos. (Imagen: Secretaría de Relaciones Exteriores).

Los migrantes se encuentran con estos malos tratos desde la atención telefónica hasta el servicio en las oficinas también en Seattle, Salt LakeBoiseWashington y Dallas.

Mary Canchola coincide y relata la experiencia en Chicago: “los consulados son pésimos aquí. Para (tramitar) cualquier papel duran semanas. Son groseros. Hacen esperar horas para decir que no está el documento que pedí hace semanas”.

Olivia Hernández afirma:

Nos tratan como si fuéramos a pedirles algo regalado. Son déspotas. Tengo mi matrícula vencida y no he ido sólo por no tener que soportar su mal trato”.

Requisitos absurdos para obtener identificaciones

La obtención o renovación de identificaciones es compleja en los consulados.

Carmen Ortiz llegó a Estados Unidos cuando su hijo tenía 8 años. Ahora tiene 22 y es padre de una niña de dos años. Para inscribir a su hija en la escuela, el hijo de Carmen requiere una identificación que no le ha sido posible obtener.

Hace 2 años fuimos a California y tuvimos un accidente. Mi hijo perdió ahí su matrícula (consular) y su pasaporte. Hemos ido al consulado para resolver el problema, pero para darle la matrícula y el pasaporte le exigen una identificación. Les explicamos que no es posible porque eran los únicos documentos que tenía”.

El hijo de Carmen tiene su acta de nacimiento y credenciales escolares, pero no son aceptadas por el consulado de Dallas. Otra migrante, quien pidió el anonimato, vivió algo parecido en el consulado en Milwaukee, Wisconsin.

Su hijo llegó hace unos meses a Estados Unidos. Ella lo llevó al consulado a tramitar su matrícula. Llevaban credencial de elector, acta de nacimiento y comprobante de domicilio. No le aceptaron el comprobante de domicilio porque está a nombre de su madre y no del solicitante. “¿Cómo quieren que tengan papeles (a su nombre) si acaba de llegar?”, dice la entrevistada.

A Cristy Hernández Jacobo no le aceptaron su constancia de identidad en el consulado de Los Ángeles cuando intentó realizar un trámite. Cuando pidió que le entregaran por escrito el motivo por el cual rechazaron el documento, un empleado lo mandó sacar con un policía.

La falta de flexibilidad en el personal del consulado genera un sentimiento constante de impotencia entre la migrante. La protección a connacionales y asistencia legal, que forman parte de las tareas de los consulados, tampoco se están brindando cabalmente. Cuando las autoridades migratorias detienen a un mexicano, el apoyo es insuficiente. Manuel Isaías afirma:

Si te detiene la migra estás solo. Nadie te da una mano en las oficinas. Si logras comunicarte te dicen que te van ayudar, pero es muy probable que no sea así. Les falta hacer presencia con la comunidad porque no hay apoyo hacia los paisanos”.

En estos casos, los representantes del consulado deberían asistir a los centros de detención. Sin embargo, agrega Manuel, la mayoría de las veces no se presentan.

Ante las quejas de los migrantes, los cónsules de Nueva York y Los Ángeles ofrecen su visión sobre los problemas que están enfrentando sus oficinas en tiempo de pandemia y las necesidades que tendrán en 2021.

***

México vivirá una de sus peores crisis consulares en 2021 y los mexicanos radicados en Estados Unidos serán las principales víctimas. La indiferencia del gobierno morenista ante las necesidades migrantes se confirmó este año con un nuevo recorte al presupuesto consular que provocará un nuevo deterioro en los servicios ofrecidos a los mexicanos en el exterior.

Texto: Diana Hernández y Jacqueline Ponce (Primera parte).

Este contenido fue publicado originalmente en Conexión Migrante; Poblanerías lo reproduce con autorización de sus autores.

--
POB/LFJ