OPINIÓN: Periodismo en riesgo ante la pandemia

andres-solis-columnas-headers-poblanerias

No es algo nuevo, ya en este espacio había reflexionado sobre el riesgo que ha representado para periodistas la cobertura de la pandemia por Covid-19 y es triste saber que no hay un registro claro de cuántos y cuántas colegas han enfermado o perdido la vida por la emergencia sanitaria.

Esta semana el medio digital Marcaje Legislativo, que tiene su base en Toluca, Estado de México, publicó los resultados de un cuestionario que aplicó a colegas mexiquense sobre cómo están cubriendo la emergencia y qué tanto sus medios les han brindado apoyo.

El cuestionario fue respondido por 68 colegas de las regiones Oriente, Valle de México, Sur y Valle de Toluca y muestra que más de la mitad no cuentan con las medidas ni equipamiento suficiente para prevenir riesgos de contagios del virus SARS-CoV-2, causante de Covid-19.

Apenas unos cuantos colegas dijeron que su medio les dio materiales como cubrebocas o caretas, pero fue una sola vez y el resto han tenido que correr por cuenta del bolsillo de cada quien.

Peor aún, las y los periodistas de calle en el Estado de México reconocen que no cuentan con seguridad social que les otorgue el medio para el cuál trabajan, sea público o privado.

Esto refleja nuevamente la altísima vulnerabilidad que de facto enfrentamos las y los periodistas, pues trabajamos para empresas que no nos contratan debidamente y por lo tanto no contamos con seguro social ni ningún otro tipo de acceso a la salud pública y mucho menos a la privada.

Los medios si no pagan seguro social, menos pagan seguros de gastos médicos o de vida para sus periodistas.

A esto se suma que de acuerdo con el cuestionario de Marcaje Legislativo, si bien ocho de cada diez periodistas dijo que su salario no se vio reducido, la mitad sí reconoce que se comenzaron a retrasar los pagos.

Ese 20 por ciento que sufrió una baja salaria, tuvo que aguantar un tijeretazo de entre el 10 y el 50 por ciento de sus percepciones.

El ejercicio realizado evidentemente carece de la formalidad de un estudio estadístico profesional, pero sin duda nos pone en la mesa datos duros que reflejan los impactos negativos que la pandemia ha tenido para el ejercicio profesional del periodismo en el Estado de México:

1- Las y los reporteros salen a la calle con miedo a contagiarse porque no cuentan con equipos para su protección.
2- Las empresas de medios prefieren no gastar en esos materiales y reducir salarios, a fin de no lastimar sus finanzas, aunque afecten las de sus periodistas.
3- Cualquier periodista adquiere Covid deberá enfrentar la enfermedad en soledad, sin el respaldo de la salud pública, de su medio y en todo caso, con el riesgo de contagiar a su familia o peor aún, morir sin tener nada que dejar a sus seres queridos.

En la entidad más poblada del país, donde no hay un número exacto de cuántas personas hacemos periodismo, a estos números sombríos se suma el desprecio de un Congreso que no quiso aprobar lo que sería la mejor ley de protección al ejercicio profesional del periodismo de todo el país.

Pueden contactarme en Twitter, a través de:

Andrés Solís A. es periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia”.

--
POB/RPC