En la infancia, muchas niñas sueñan con desempeñarse en el ámbito de la ciencia cuando sean mayores, pero llega una etapa durante la adolescencia en la que se tienen que enfrentar con la violencia sistemática de género y es así como suelen dejarlo a un lado.

Para solucionar esta situación, Janina Nava, ingeniera química industrial con maestría en Ciencias Ambientales, realiza –en conjunto con el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE)– campamentos para niñas de zonas vulnerables, con el fin visibilizar el papel de la mujer en la ciencia.

El impacto de los estereotipos

Janina Nava, quien además es la encargada de las cuestiones ambientales en el proyecto Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano (GTM) y HAWC, destaca:

Muchos de los proyectos que yo realicé tenían que ver con divulgación científica, entonces realizamos varios diagnósticos y nos dimos cuenta de la enorme necesidad de las niñas y de los problemas que tienen que enfrentar para desarrollarse profesionalmente. Temas como: machismo, abuso, violencia, aunado a que viene con una carga patriarcal muy fuerte, y que no les permite el entorno social avanzar en un desarrollo profesional”, asegura.

En estos Campamentos de Empoderamiento Científico las niñas y adolescentes pueden tener un acercamiento con algunas disciplinas y afianzar su interés por la ciencia, dejando a un lado estereotipos de género.

Campamento para niñas en la ciencia
Campamento para niñas y adolescentes que realiza el INAOE. Foto: INAOE.

La ingeniera cita estudios de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) para reiterar que, las niñas suelen tener un alto interés sobre la ciencia. Sin embargo, entre los 11 y 16 años se encuentran con los estereotipos, roles de género, cultura en el entorno, entre otros aspectos que las alejan.

Piensan que las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (conocidas como STEM), no es para ellas, esto gracias al entorno en el que viven. Pero todos tenemos las mismas capacidades y las mujeres lo hemos demostrado a lo largo del tiempo, podemos desarrollarnos perfectamente en cualquier área”, reitera.

Para Janina Nava, el trabajo de la mujer tiene el mismo valor que el de cualquier hombre y no se trata de que uno u otro sea mejor.

Mujeres invisibilizadas en la ciencia

Para Janina Nava, otro aspecto que dificulta la participación de las mujeres en la ciencia es la falta de reconocimiento a las científicas que han contribuido con grandes cambios desde su campo de trabajo, quedando a la sombra de los hombres.

Podemos nombrar a muchas de ellas que han vivido siempre a la sombra del encargado del proyecto. Inclusive del esposo, sin importar que ella colaboró en el proyecto de una manera equitativa… son muchas las parejas o los líderes quienes salen a reducir en vez de ellas”, refiere.

Algunos casos que se han dado a conocer en medios de comunicación como Nat Geo o The New York Times son:

  • Jocelyn Bell: Descubrió los pulsares (restos de estrellas masivas), pero su profesor, Antony Hewish, fue quien se llevó el Premio Nobel de Física de 1974.
  • Lise Meitner: Junto a Otto Hahn trabajó en el descubrimiento de la división de los átomos, pero no se le acreditó el Premio Nobel de Química en 1944 como coautora en la investigación, sino que solo él fue reconocido.
  • Esther Lederberg: Desarrolló junto a su esposo, Joshua Lederberg, un método para transferir bacterias, pero tampoco se reconoció en el el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en1958.
  • Isabella Karle: Con sus experimentos se clarificó la forma de las moléculas, pero su esposo, Jerome Karle, fue premiado con el Premio Nobel de Química en 1985.
  • Rosalind Franklin: Logró la fotografía del ADN, que fue fundamental en el descubrimiento de su estructura, pero en la ceremonia de premiación del Premio Nobel en Fisiología o Medicina de 1962 no fue ni siquiera mencionada, sino que se le dio a tres hombres que usaron su hallazgo.
  • Katherine Johnson, Mary Jackson y Dorothy Vaughan: Contribuyeron activamente en la carrera espacial de la NASA con sus cálculos para que fuera posible en 1969. Su historia fue contada en la película Figuras Ocultas de 2017.

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

Desde el 22 de diciembre de 2015 se decidió establecer un día internacional anual para conocer el rol crítico que juegan las mujeres y las niñas en la ciencia y la tecnología, por ello la asamblea general de la UNESCO estipuló el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Janina Nava asegura que este reconocimiento ha empujado y motivado a muchas mujeres en el campo de la ciencia a apoyar a las niñas, con el fin de tener un referente en ellas y encontrar un modelo a seguir.

Te puede interesar: 10 logros que ha obtenido el feminismo

Opinó que el tema ha tenido mayor fuerza con el trabajo de sus compañeras, y confía en que las mujeres que sigan egresando de las ciencias podrán continuar visibilizando su labor.

Tenemos un gran compromiso en alcanzar la equidad de género en todos los ámbitos, pero especialmente en las áreas STEM, hay un gran reto”, comenta.

A las niñas y adolescentes que buscan estudiar alguna ciencia, les aconseja que se atrevan, porque hay muchos programas a los que pueden acceder para alcanzar sus sueños, el INAOE es una de las instituciones que las pueden apoyar.

 

 

__

POB/LFJ