La detención de Mario Marín Torres, ex gobernador de Puebla, por el caso de tortura contra la periodista Lydia Cacho ha traído una desbandada de personajes ligados a su gobierno.

Un día después de ser aprehendido, el 3 de febrero, la dirigencia estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) emitió un comunicado donde se deslindó de la figura del ex gobernador afirmando que “las conductas personales no son atribuibles a ninguna institución”.

En el posicionamiento, Néstor Camarillo, líder del PRI en Puebla, expresó que “la justicia se aplique sin sesgos de ninguna naturaleza ni motivaciones”, en referencia a los delitos que pueda enfrentar Mario Marín.

Con esto, los comentarios sobre los supuestos delitos cometidos en el gobierno de Marín comenzaron a repetirse, al punto que el gobernador Miguel Barbosa declaró que se abriría una puerta a otras investigaciones como el uso de prestanombres y enriquecimiento ilícito.

Pero lo que tiene que investigarse y saberse de esa época del gobierno de Marín, es no sólo la violación a derechos humanos, tortura en contra de Lydia Cacho, no, muchas otras cosas, por ejemplo, la enorme fortuna de Mario Marín puesta en manos de presta nombres acá en Puebla, enorme y puesta en manos de hombres corruptos igual que él en otras partes del estado”.

En la defensa

Aunque muchos personajes identificados como cercanos a Marín se encuentran dentro del gabinete estatal y otros más ocupan curules a nivel local y federal.

Uno de ellos es Ricardo Velázquez, actual consejero jurídico del gobierno estatal y quien encabezó la defensa del ex gobernador cuando fue exonerado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Ricardo Velázquez
Ricardo Velázquez fue el abogado defensor en el caso de Mario Marín. Actualmente es consejero jurídico en el gobierno de Miguel Barbosa. Foto: Agencia Enfoque

Sin embargo, después del caso, Ricardo Velázquez dejó el gobierno de Marín alegando represión política y jurídica; luego se convirtió en magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Puebla.

Los ahijados

Dos políticos identificados como “ahijados” de Marín son los senadores Alejandro Armenta Mier y Nancy de la Sierra, quienes renunciaron al PRI para ser candidatos de Morena al Senado.

De hecho, durante la campaña al Senado, Nancy de la Sierra declaró que si se hiciera una encuesta, los poblanos preferían el gobierno de Marín al de Rafael Moreno Valle porque en su sexenio “no existía el huachicol, no existía el feminicidio ni había persecución política”. Además, recordó que Marín Torres había sido testigo de su boda con el diputado José Juan Espinosa, algo que calificó como un “honor”.

En el caso de Alejandro Armenta llama la atención que había anunciado su intención de ser candidato de la 4T para la alcaldía de Puebla, pero tras la detención de Marín, el senador renunció a su aspiración.

Espectacular Morena
Alejandro Armenta y Nancy de la Sierra dejaron al PRI para ser candidatos de Juntos Haremos Historia en la elección de 2018, donde resultaron ganadores. Foto: Agencia Enfoque

En el anuncio, el senador rechazó que Mario Marín sea su “padrino político” aunque durante su sexenio ocupó los cargos de Secretario de Desarrollo Social y Director General del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en Puebla (Sedif).

Armenta asegura que la “fuerte crispación que se vive en Puebla” es la razón por la que no competirá.

Caen marinistas

El sábado 6 de febrero, la Fiscalía General del Estado (FGE) informó sobre la detención de Valentín Meneses, ex secretario de Gobernación durante la administración de Mario Marín.

Valentín Meneses
Javier López Zavala (izq) aspiraba a ser el sucesor de Mario Marín y Valentín Meneses (der), ex funcionario del gabinete marinista. Foto: Juan Carlos Sánchez/Archivo

En un comunicado, la FGE señaló que el ex funcionario presuntamente cometió actos de corrupción cuando era el titular de la Secretaría de Gobernación.

Sobre el tema, el gobernador Miguel Barbosa dijo que si van ha haber más aprehensiones antes, durante y después de las elecciones por las “irregularidades” que han encontrado.

Barbosa negó que la detención de Valentín Meneses sea consecuencia de la captura de Marín y argumentó que se trata de las investigaciones que la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción lleva a cabo “para conocer la verdad” en gobiernos donde hubo un “deterioro enorme” del poder público en Puebla.

Sobre la Notaría No. 53 a nombre de Mario Marín Torres, el gobernador señaló que se encuentra suspendida y continúa el procedimiento legal para su revocación.

 

 

 —
POB/LFJ