El sueño es un proceso que nos permite descansar y recuperarnos física y mentalmente, siendo una de las funciones del cuerpo más importante que cuenta con 4 fases a lo largo de cada descanso.

No dormir lo suficiente puede causar problemas a largo plazo como hipertensión, ataques cardíacos, obesidad, diabetes, depresión, disminución de la función cerebral, pérdida de memoria, un sistema inmunitario más debilitado, tasas de fertilidad más bajas y trastornos psiquiátricos.

Lee también: ¿Cómo combatir el insomnio durante la cuarentena?

De acuerdo con la Fundación del Sueño de Estados Unidos, la cantidad de horas que debemos dormir diariamente varía dependiendo de nuestra edad y a continuación te presentamos la recomendación de los expertos:

  • Recién nacidos (0-3 meses). Lo ideal es que duerman entre 14-17 horas cada día, aunque también es aceptable que lo hagan entre 11 y 13 horas. Lo que no se aconseja es dormir más de 18 horas.
  • Bebés (4-11 meses). Se recomienda que duerman entre 12-15 horas. También es aceptable que descansen entre 11 y 13 horas, pero nunca más de 16 o 18 horas.
  • Niños pequeños (1-2). No es recomendable que duerman menos de 9 horas y más de 15 o 16. Lo que se aconseja es que descansen entre 11 y 14 horas.
  • Niños en edad preescolar (3-5) Entre 10-13 horas sería lo adecuado. Los expertos consideran que menos que 7 y más de 12 no sería aconsejable.
  • Niños en edad escolar (6-13). Lo recomendable sería dormir entre 9 y 11 horas.
  • Adolescentes (14-17). Lo recomendable es dormir entre 8 y 10 horas cada noche.
  • Adultos más jóvenes (18 a 25). Entre 7-9 horas al día, y no menos de 6 ni más de 10-11.
  • Adultos (26-64). Lo ideal sería dormir entre 7 y 9 horas, aunque no siempre se logra por las actividades diarias.
  • Adultos mayores (de 65 años). Lo más saludable es descansar entre 7-8 horas al día.

¿Cómo mejorar el sueño?

Asimismo, la Fundación del Sueño recomienda diferentes actividades para poder mejorar los hábitos relacionados al descanso y poder descansar al dormir:

  • Acostarse a la misma hora cada noche y levantarse a la misma hora cada mañana.
  • Realizar actividad física moderada algunas horas antes de irse a la cama.
  • Evitar comidas excesivas antes de acostarse.
  • Evitar la cafeína y el alcohol cerca de la hora de dormir.
  • Evitar la nicotina.
  • Practicar una rutina para dormir relajado.
  • Asegurar condiciones ideales de temperatura, ruido y luz en el dormitorio.
  • Dormir en un colchón y una almohadas cómodos.
  • Apagar los aparatos electrónicos antes de acostarse.

 

 

__
POB/RPC