La Coalición Movilidad Segura, integrada por 60 organizaciones de la sociedad civil, presentó la propuesta para integrar la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial en México ante legisladores de la Cámara de Diputados y Senado de la República.

En el proyecto se propone que el Estado deberá proveer a toda persona y a la colectividad de un sistema integral de movilidad que permita, en condiciones de seguridad vial, eficiencia, calidad e igualdad, el efectivo desplazamiento de todas las personas en el territorio.

El problema de la falta de seguridad vial en México es grave, cada año mueren 16,000 personas, más del 50% son peatones. Es urgente proteger la vida y coordinar las acciones de los 3 niveles de gobierno: local, estatal y nacional. Además, al mejorar la seguridad vial, será posible promover modos sostenibles de movilidad, señala Coalición Movilidad Segura.

¿Qué contiene?

Se propone que las autoridades competentes del diseño de calles consideren la calle como un espacio público que responde a una doble función de movilidad y de habitabilidad. La función de movilidad se enfoca en el tránsito de peatones y vehículos.

Así, los tres niveles de gobierno fomentarán e impulsarán que las obras de infraestructura para peatones y vehículos no motorizados, sean de calidad, cómodos, accesibles y seguros.

Estas obras deberán procurar –en lo posible– la disposición de sombra y de arbolado urbano, y el amortiguamiento de inclemencias ambientales como lluvia, sol, ruido y humo. Asimismo, se buscará que el diseño del espacio público contribuya a una percepción de proximidad y de escala caminable.

La infraestructura para peatones, ciclistas y de transporte público deberán construirse sin obstáculos, con las dimensiones especificadas en el Manual de calles, que al efecto expida la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano.

Estas redes, deben de contar con instalaciones que soporten su función, como paradas de transporte público, estacionamiento de bicicletas, y espacios públicos para pausar.

En el diseño, construcción y operación de las calles, tanto en sus elementos inherentes como en los incorporados, se deberá garantizar en todo momento el derecho a la movilidad de todas las personas.

El proyecto también debe garantizar que los factores como la velocidad, circulación cercana a vehículos motorizados y ausencia de infraestructura de calidad, no pongan en riesgo a peatones y ciclistas.

Un Reglamento Nacional de Tránsito

Para regular el tránsito de vehículos, conductores, personas pasajeras y peatones en las calles del país se debe emitir un Reglamento Nacional de Tránsito que establezca lo siguiente:

1. La preferencia del paso en el cruce de vías públicas es de las y los peatones, excepto en cruces semaforizados cuando el semáforo explícitamente otorgue la preferencia de paso a quienes conducen vehículos.

2. El derecho de peatones a cruzar calles en puntos no señalizados; por ejemplo en calles con alta demanda o en donde no haya ninguna alternativa mejor de cruce.

3. Rebasar otro vehículo sólo por el lado izquierdo; en el caso de vehículos motorizados que adelanten a ciclistas o motociclistas deben otorgar al menos la distancia de 1.50 metros de separación lateral;

4. Otorgar a ciclistas la condición de conductores de vehículos, para los cuales no pueden imponerse restricciones especiales con la excepción de su circulación en carriles centrales de vías de acceso controlado cuando existan laterales como opción práctica de circulación.

5. Todos los cruces peatonales serán a nivel, excepto en el caso de vías de acceso controlado.

Además limitar la velocidad a:

🚘30 km/h en calles secundarias de menos de dos carriles por sentido, y calles terciarias.

🚘50 km/h en avenidas primarias sin acceso controlado y calles secundarias de dos o más carriles por sentido. III. 80 km/h en carriles centrales de avenidas de acceso controlado.

🚘110 km/h para automóviles, 95 km/h para autobuses y 80 km/h para camiones en carreteras y autopistas de jurisdicción federal.

 

 

--
POB/LFJ