Entre los meses de marzo y abril, las jacarandas llenan las ciudades de color morado y de su aroma; Puebla no es la excepción.

Te contamos el origen de este árbol, cómo llegó a México, características y cuidados de la jacaranda.

¿Cómo llegó a México?

El árbol de jacaranda es originario de Sudamérica, crece en zonas húmedas en países como Paraguay, Brasil y Argentina. Sin embargo, actualmente pueden encontrarse en muchas partes del mundo, incluyendo México.

La jacaranda llegó a México desde hace casi un siglo, gracias al paisajista japonés, Tatsugoro Matsumoto, quien se estableció en el país en 1896 y trabajó para Porfirio Díaz como jardinero y paisajista.

Durante la presidencia de Pascual Ortiz Rubio (1930-1932) Matsumoto fue encomendado por el presidente a plantar árboles de cerezo japonés; sin embargo, decidió plantar árboles de jacarandas por el clima del país.

Jacaranda
Foto: Pamela Camacho Lara

A comparación del cerezo japonés, que es perfecto para el clima templado, los jacarandas son de climas tropicales o subtropicales, por lo que necesitan mucho calor y bastante agua.

Te puede interesar: Áreas naturales protegidas que se encuentran en Puebla

Características

Su nombre científico es Jacarandá mimosifolia, que viene del guaraní, donde jacarandá significa fragante o madera fuerte; y mimosifolia, se refiere a sus hojas semejantes a una mimosa.

Es un árbol que, en su total madurez, puede medir entre 12 y hasta 20 metros de altura, con una copa de alrededor de 10 metros de diámetro. Esto lo hace ser muy vistoso, tanto por su tamaño como por sus color intenso.

Crecerá dependiendo de las características del lugar donde se plante; entre más adecuado, crecerá más grande y más rápido. El árbol de jacaranda es muy longevo y puede llegar a vivir de 50 a 100 años.

No puede exponerse a fuertes corrientes de viento, pero sí es necesario que esté expuesto al sol todo el tiempo.

Raíces y tronco

Jacaranda
Foto: Pamela Camacho Lara

Su corteza es un poco torcida, tiene una textura con grietas cortas, profundas y abiertas; mismas que se distribuyen a lo largo de todo el tronco.

Las raíces suelen verse por encima de la tierra —lo que es poco común con otras especies de árboles—. Pueden llegar a tener un gran tamaño, ya que se ven atraídas hacia el agua y la humedad.

Se debe plantar donde haya un espacio amplio, para que no dañe alguna estructura, banqueta o edificio.

Hojas y flores

Jacaranda
Foto: Pamela Camacho Lara

Las hojas miden de 30 a 50 centímetros y cuentan con entre 25 y 30 pares de folíolos en forma de óvalo.

La flor se conforma con cinco pétalos largos de entre cuatro y cinco centímetro, mezclados entre sí; estos forman una corona y, normalmente, tienen una forma como de campana.

Estas son color lila o morado, y únicamente florecen durante la primavera y un tiempo del verano. Tienen un aroma parecido al jazmín y puede persistir, aún tiempo después de marchitarse.

Se dice que es un árbol caduco, ya que, durante las épocas de frío, pierde su flora como mecanismo de defensa.

Jacaranda
Foto: Pamela Camacho Lara

Frutos y semillas

Su fruto tiene un aspecto parecido a las castañuelas, es una cápsula seca de color café, que puede medir entre seis y ocho centímetros.

Tiene un borde un poco ondulado y cuando maduran, caen del árbol y se abren. El fruto contiene una gran cantidad de semillas, las cuales son muy delgadas.

Las semillas miden de uno a dos centímetros de diámetro y son redondas, tienen el centro color café o amarillo y un borde más transparente.

Ninguna de las dos es comestible, así en su forma natural, ambos son tóxicos.

Jacaranda
Foto: Pamela Camacho Lara

Cuidados y recomendaciones

1. Puede vivir en zonas cerca del mar, sin embargo, no soporta grandes corrientes de aire.

2. Se recomienda aplicar una dosis de sulfato de potasio dos veces al año al estar joven, para fortalecer su tronco.

3. En época de calor (primavera y verano), se deberá regar cada tercer día con abundante agua. Sin embargo, en temporada de frío, bastará regarlo una vez por semana.

4. También se recomienda usar fertilizante natural durante el verano, para mejorar su desarrollo.

5. Como muchos árboles, este puede estar propenso a plagas y hongos, por lo que deberás estar al pendiente y colocar insecticida cuando lo requiera.

6. Plantarlo en un terreno amplio, porque este árbol crece mucho, al igual que sus raíces.

7. Para que el árbol conserve su forma como de paraguas, durante la poda, deberás eliminar las ramas verticales.

Usos

Normalmente el árbol es usado para decoración en un jardín o en las calles de una ciudad. Sus hojas y frutos, se han aplicado en la medicina y se emplea para cicatrizar llagas y otras heridas pequeñas.

Su flor puede ser ocupada para realizar fragancias de perfumes; la madera desprende un aroma agradable y es muy utilizado para la carpintería.

 

__

POB/PCL