En México, 9.4 millones de mujeres sufren o han sufrido violencia digital; y, a nivel mundial, el 73% ha estado expuesta a este tipo de violencia, de acuerdo con datos de ONU Mujeres.

Enfocándose en el ámbito deportivo, los espacios digitales de las mujeres reciben, en repetidas ocasiones, comentarios sobre su físico, hostigamiento, acoso y amenazas.

En entrevista con Poblanerías, Andrea Martínez de la Vega y Alexia de la Cruz Aguilar, representantes de la organización Somos Versus, opinaron que la violencia también proviene de los medios de comunicación, por la forma en que realizan la cobertura sobre el deporte femenil. 

La violencia digital es reflejo de la violencia que vivimos constantemente en otros espacios, con el añadido del anonimato y la masividad que las redes sociales proporcionan. [...] Vista desde fuera, este tipo de violencia tiende a ser menospreciada, pero también tiene impacto psicológico”, comenta Andrea Martínez.

Violencia digital en los deportes

Somos Versus busca combatir la discriminación hacia las mujeres en el ámbito deportivo, para mejorar los contenidos en el periodismo de este tipo. A través de un monitoreo, observan el comportamiento de la prensa y el enfoque con el que abordan el deporte femenil.

Lee también: La violencia como mercancía: exposición de mujeres a cambio de clics

Los hallazgos que Somos Versus encuentra son:

    • Sexualización, donde reciben comentarios respecto a sus atributos físicos y si cumplen un estándar de belleza. Se ejerce con mayor frecuencia a mujeres.
    • Amenazas de violación.
    • Discriminación y cuestionamiento de género, donde por cumplir o no con los estándares de belleza, le dan más atención o la destacan más en los medios.
      A las jugadoras se les dice comentarios como "vete a la cocina, tú no sabes jugar"
    • Invisibilización, en la cobertura no hay la misma importancia a deportes femeniles que a los varoniles.
    • Amenazas de muerte. Se ejerce con mayor frecuencia a hombres.

Alexia de la Vega –añade– que a los hombres también se les sexualiza de cierta forma, pero cuando hablan de sus músculos o aspecto físico, se relaciona a su buen o mal rendimiento. Sin embargo, a las mujeres no se les cuestiona eso, simplemente es cuestión satisfacer una mirada masculina.

Señala que es un problema que se vive constantemente en los deportes, ya que la gente piensa que porque los atletas son figuras públicas, eso les da el derecho a criticar o hablar sobre los aspectos físicos de las o los atletas, en lugar de hablar de su trabajo.

Pero ser un o una deportista de alto rendimiento y una figura pública, no significa que estén aceptando comentarios de ataque, violencia o a ser sexualizados.

Asegura que es un efecto colateral de realizar su trabajo como deportista y representar a un club, hablando de fútbol, por ejemplo.

Los casos

En varias ocasiones, las futbolistas han repudiado la violencia digital de la que son víctimas. En el último caso, Deneva Cagigas, jugadora de Pumas, denunció el hostigamiento que recibe en redes sociales.

Otro caso ocurrió con Jana Gutiérrez, jugadora del América, quien recibió amenazas de muerte previo a un partido.

Monitoreo de violencia

En un monitoreo hecho por Poblanerías a las redes sociales de las jugadoras de la Liga Femenil, se observan comentarios con amenazas, discriminación por género y sexualización.

Deneva Cagigas

Instagram Deneva Cagigas
Captura de pantalla de Instagram de Deneva Cagigas

Norma Palafox

Instagram de Norma Palafox
Captura de pantalla: Instagram de Norma Palafox

Daniela Espinosa

Instagram de Daniela Espinosa
Captura de pantalla: Instagram de Daniela Espinosa

Dayana Cázares

Captura de pantalla: Instagram de Dayana Cázares

Kenti Robles

Captura de pantalla: Instagram de Kenti Robles

¿Qué se puede hacer?

Andrea Martínez y Alexia de la Cruz coinciden en que, cuando alguien recibe violencia digital, la denuncia debería ser la mejor instancia y la más efectiva.

Pero las autoridades del país no siempre responden de la manera que los usuarios esperan, por lo que debe buscar otras instancias para sobrellevar y solucionar el problema.

Lee también: Así se puede denunciar pornovenganza en Puebla

Tanto los equipos de fútbol, como las ligas, deben garantizar la seguridad de todos los trabajadores que estén en el club, por lo que deberían tener protocolos para saber actuar cuando un atleta denuncie este tipo de violencia.

Así como las redes sociales, quienes deberían asegurar que una denuncia va a ser tomada en cuenta y tomar las medidas ante los usuarios involucrados.

 

__

POB/LFJ