OPINIÓN: Atrincherado en su Palacio

ruby-roriano-header

Atrincherado en su Palacio Nacional, el Presidente Andrés Manuel López Obrador prepara el antifaz para taparse los ojos y los tapones de oídos para ignorar las voces de miles de mujeres que se espera este día, se lancen a las calles de todo el país para visibilizar la otra pandemia, la de la violencia, la de las muertes y la de la impunidad gestada no sólo desde los grupos criminales, sino también desde el propio gobierno nacional.

Barricadas, vallas, cadenas resguardan el recinto oficial de un gobierno que ha dado cátedra de indolencia e intolerancia frente a las miles de protestas y consignas de mujeres que han gritado: “Nos están matando”.

La arenga surtió un efecto inverso, sobre todo cuando el primer gobierno izquierdista en México tiene como principal política de género, revictimizar a aquellas que denuncian acoso, violencia o la muerte de más mujeres.

Hace un año, las mujeres vaciaron a un país con “Un día sin nosotras”. Este día, el coraje, la impotencia, las ganas de gritarle al que se resguarda en su balcón, están al rojo vivo.

La protección que el Presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena dan al ex senador Félix Salgado Macedonio para que contra viento y marea se convierta en candidato al gobierno de Guerrero, indignaron a todo un país, donde la consigna alcanza ecos internacionales: “Un violador, no puede ser gobernador”.

Con antecedentes de los abusos y excesos más bizarros que se pueden apreciar en un político de los tiempos del México antiguo, Salgado Macedonio se embiste como un “toro de lidia” para burlarse de las mujeres que lo acusan y erigirse como un gran victimario respaldado por la Cuarta Transformación.

Como un símil del muro fronterizo que tanto golpea a esta nacionalidad hoy vulnerada por la ignominia, las vallas que cercan al Palacio Nacional se convirtieron en pocas horas en los mejores muros para que cientos de mujeres escribieran los nombres de las otras, las que han perdido la vida a manos de sus violentadores y de las que han desaparecido en un México donde primero se protege a los monumentos por encima de la vida de mujeres.

En este país, diariamente 10 mujeres pierden la vida víctimas de feminicidios. El 99.7% de los delitos de violencia contra las mujeres, no se denuncian.

Cuatro de cada 10 mujeres mayores de 18 años fueron víctimas de actos como hostigamiento, acoso sexual, abuso sexual y violación.

El primer trimestre de 2020, en plena emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19, fue el más violento para las mujeres en México.

969 feminicidios en 2020.

Hace un año fue: "Un día sin nosotras". Este año será: "Un día con nosotras y CON VIDA".

--
POB/RPC