OPINIÓN: Claudia y Barbosa, unidos rumbo a la elección

coloquio-de-los-perros-header

Luis Miguel Barbosa Huerta y Claudia Rivera Vivanco están tejiendo fino y programan ya una reunión privada.

Mis contactos y filtradores son profesionales. Junto con la designación de Claudia Rivera Vivanco, vinieron otras decisiones: trabajar juntos, olvidarse de rencillas, bajarle de ganas al pleito, y garantizar unidad y protección para todos los morenistas, sean del clan que sean.

Y, por supuesto, asegurar el triunfo de Claudia.

La intención es acordar los términos de su pacto, que pretende ganar de todas las posiciones el próximo 6 de junio. Llegarán juntos y así lo harán saber a los medios.

El proceso los unió y han puesto por delante los principios de la 4ta transformación, el apoyo a Andrés Manuel López Obrador y la continuidad, en Puebla y en el País, del movimiento transformador en favor de los pobres y en contra de la corrupción.

Claudia y Luis Miguel pronto darán a conocer la fecha en la cual comparecerán ante los medios para el anuncio de su conciliación.

Rivera Vivanco se ha dado cuenta que debe mirar hacia arriba y adelante, olvidarse de su militancia a ras de suelo y tejer fino rumbo a la gubernatura. Para ello necesita un Morena unido y sin pleitos.

Barbosa Huerta sabe que transita hacía la segunda parte de su gestión, en la cual debe de mantener el equilibrio y garantizar que una vez que termine no sea perseguido por quien lo supla.

Ese es el fondo y lo que lleva implícito el pacto que pronto darán a conocer.

Ganar, ganar. Nadie perdió con la encuesta que favoreció a Claudia Rivera Vivanco.

No es el tren del mame. Es la neta.

Estaba disfrutando la siesta, cuando una voz desconsiderada, agresiva e intolerante me despertó, con manotazo de por medio en la espalda y grito amenazador: “¡Despierta y ponte a trabajar!” “¡No has escrito tu columna!”.

Reviso los medios y la pinche realidad: amenazas, criticas, protestas, intentos de negociar jodiendo, políticos y compañeros de sector y de partido presionando para quedar bien con el jefe del cerro, sabiendo que poco lograrán.

Y ahora sí, filtradores y contactos me cuentan, que la reunión ya se hizo, que garantizará el triunfo, que todos tendrán un lugar asegurado, que habrá protección política y que le van a partir la madre a Claudia Rivera.

La reunión, me cuentan, fue entre Eduardo Rivera y Miguel Barbosa.

No lo creo.

Es cuanto.

Amén.

Lee también: Primera etapa de vacunación en Puebla llega al límite de turnos

--
POB/AAG