En el mundo se desperdician alrededor de 121 kilos de alimentos al año por cada persona, pero en México el índice indica que son 94 kilos per cápita.

De acuerdo a un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la organización WRAP, durante 2019 se desperdiciaron 931 millones de toneladas de alimentos; lo que equivale al 17% del total de comida disponible en el mundo durante dicho periodo.

Destacan que no se presentaron grandes diferencias entre países ricos y en desarrollo, puesto que Nigeria es uno de los países donde más comida se tira con 189 kilos por persona al año, a comparación de: 59 kilos en Estados Unidos, 77 kilos en España y 70 kilos en Colombia.

Te puede interesar: 8 consejos para practicar un estilo de vida Zero Waste

Los sitios donde más se desperdicia comida es en los hogares con un 11%, mientras que los servicios de alimentación y establecimientos minoristas tiran un 5% y 2% respectivamente.

Es evidente que, con 690 millones de personas afectadas por el hambre en 2019, un número que se espera aumente drásticamente con el COVID-19, y 3000 millones de personas que no pueden pagar una dieta saludable, los consumidores necesitan apoyo para reducir el desperdicio de alimentos en el hogar”, manifestó la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Advierten que el desperdicio tiene efectos ambientales y un fuerte impacto en el cambio climático, ya que entre el 8% y 10% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero están asociadas con alimentos que no se consumen.

¿Cómo evitar el desperdicio de alimentos?

Existe una app llamada Olio, en la cual los usuarios pueden publicar alimentos o artículos en general que no necesiten, con el propósito de que otras personas cercanas a su ubicación puedan recolectarlas y consumirlas.

Aunque las opciones para evitar el desperdicio de alimentos son amplias, porque incluso se puede planificar un menú semanal, para hacer una lista de productos necesarios para elaborar las comidas y así evitar comprar lo que no se necesita y que se puede desperdiciar.

También la ONU recomienda:

  • Guardar las sobras de la comida para utilizarlas en un plato diferente posteriormente,
  • Dejar los prejuicios a un lado, para comprar frutas y verduras que se vean muy maduras, para evitar que se queden en los establecimientos y que las tiren.
  • Verificar que el refrigerador este a una temperatura de al menos 1 a 5 centígrados, para que los alimentos permanezcan en buen estado.
  • Entender la diferencia entre “Consumir antes de…”, que indica la fecha en la que el alimento es seguro para ser consumido; “Consumir preferentemente antes de…”, que significa que la calidad es mejor antes de esa fecha; y “Caducidad”, que es útil para la rotación del inventario para los fabricantes y minoristas.
  • Compostar, porque muchos alimentos pueden ser ideales para realizar este proceso. Aquí puedes leer cómo hacer composta en casa.
  • Donar el excedente.

__

POB/KPM