OPINIÓN: Campañas 2021, abuso sexual y lo que falta

coloquio-de-los-perros-header

El ejercicio de la política en México es denostar al enemigo. Delatar, denunciar, acusar, se han convertido en la mejor manera de ganar votos: El compromiso de cumplir ha pasado de moda después de décadas de haber construido incredulidad y falsedad.

La propuesta y la promesa están ahora ausentes, es la regla general.

El abuso sexual, la pederastia, las redes de prostitución y trata de blancas, el enriquecimiento ilícito, la bigamia, poligamia, tráfico de influencias, de drogas, hidrocarburos, malversación de recursos, en fin, todo lo ilegal, socialmente mal visto, se han convertido en el principal recurso de campaña del enemigo.

La doble vida. La vida oculta.

“Vota por mí porque él o ella es malhechor, ratero, abusador o pederasta.”

Ante la descomposición de la política, el error o mala fama del contrario obra a favor del acusador.

Política, partidos, políticos, instituciones electorales, están en crisis que requiere urgentemente transformación.

La sociedad, los votantes, los ciudadanos, merecen lo mejor.

Exigen cambios y transformaciones que son impedidas por los múltiples intereses que se amparan en lo establecido. Y que está agotado.

Le están dando lo peor.

No es una defensa de quienes hasta ahora han sido evidenciados en su doble o triple vida. La oculta.

¿Cómo defender a David Monreal, Saúl Huerta, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, Félix Salgado, Emilio Lozoya o Genaro García Luna?

Imposible.

Ofrecen una gama variada de lo que puede ser la otra vida, la oculta, la que no deberían conocer los electores, la que sirve de bandera para el enemigo electoral.

La que es investigada por los contendientes políticos y la que vale la pena esconder, cuidar o mantener oculta por parte de quien la disfruta.

Qué bajo nivel.

No lo merecemos.

Tanto peca el que mata a la vaca ...

Es cuanto.

--
POB/RPC