OPINIÓN: Italia bajo la lluvia

bandera-verde-columna-formula-1

La lluvia siempre es un factor desequilibrante en Fórmula 1. Además de los aspectos que los equipos deben estudiar de manera cotidiana para planear e implementar sus estrategias, el factor meteorológico añade una pizca de incertidumbre que resulta suficiente para transformar –para bien o para mal– los resultados de los pilotos. El GP de Imola no fue la excepción.

Luego de una muy competida sesión de clasificación, la estrategia de arrancada de los equipos fue barrida por la lluvia. Entre el líder y el octavo puesto había menos de medio segundo de diferencia. Las llantas de arrancada serían uno de los elementos diferenciadores, pero la lluvia del domingo llevó a que 17 de 20 pilotos arrancaran con llantas de lluvia intermedia.

Sergio Pérez logró su mejor puesto de arrancada en su carrera, al partir solo detrás de Lewis Hamilton. Sin embargo, cuando las luces del semáforo se apagaron, Verstappen tomó la punta y el mexicano quedó relegado al tercer lugar. Esta acción terminó siendo un presagio de la carrera de Checo, quien finalizó el GP fuera de los puntos.

No hay que preocuparse por Pérez –aún–. Es apenas su segunda carrera con Red Bull y, si bien algunos despistes fueron su responsabilidad, también hubo errores que pueden atribuirse a su equipo. No obstante, los de Milton Keynes no son conocidos por su paciencia, pero Checo tiene los atributos suficientes para demostrar su valía.

En cuanto al podio, no sorprende la victoria de Verstappen. El neerlandés arrebató la posición de privilegio desde la arrancada y supo identificar el momento adecuado para cambiar a llantas de piso seco antes de que Hamilton tuviera oportunidad de intentar un under cut.

Lee también: 11 puntos para entender la temporada 2021 de la Fórmula 1

Verstappen luce sólido en el arranque de esta temporada y está a solo un punto de distancia del campeón defensor, quien terminó segundo gracias a la bandera roja provocada por el accidente entre Russell y Bottas.

Norris se defendió como pudo de los ataques de su compatriota, pero era evidente que no iba a resistir en la segunda posición hasta el final de la carrera. El británico consiguió así un muy digno tercer lugar y se llevó el título de Piloto del Día, que es otorgado por los fans.

Ahora la máxima categoría tiene la mira puesta en Portimao, para la celebración del Gran Premio de Portugal. Veremos cuánto gas tiene Red Bull para dar pelea al máximo nivel a Mercedes, además del resurgimiento de equipos como Ferrari y McLaren. Que sigan las emociones.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Cuando cae la bandera verde, las luces del semáforo se apagan y comienza la acción. Espacio dedicado al análisis de Fórmula 1: hechos históricos y actuales sobre los equipos y los pilotos que crean cada Gran Premio.

--
POB/LFJ