OPINIÓN: Oportunidad en la crisis migratoria

ANTAR HEADER

El tema migratorio entre México y Estados Unidos se ha vuelto un flanco expuesto para las críticas de la administración de Joe Biden. Crece continuamente el flujo migratorio y esto plantea grandes desafíos para los dos países que comparten una vecindad.

El flujo de personas indocumentadas provenientes del Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) y de México hacia Estados Unidos, llegan en la búsqueda de mejores oportunidades económicas, sociales, políticas o de seguridad.

No obstante, en los últimos años, la migración se ha vuelto un tema de seguridad nacional para los estadounidenses. De tal forma que este problema fue el pilar central de la campaña política de Trump, su retórica causó pensamientos nativistas y aumentó el terror en la opinión pública.

En los primeros días de la administración demócrata, hubo un cambio de enfoque en la política exterior. Un claro ejemplo es que Biden no ha ocupado amenazas comerciales para obligar a México a cerrar la frontera y se ha percibido una política migratoria más humanista.

Este cambio de perspectiva, de acuerdo a los republicanos, aumentó la llegada de personas indocumentadas. El republicano Ted Cruz ha salido a criticar las medidas impuestas por Biden pidiéndole intervenir para garantizar la seguridad en la frontera.

Debido a esta presión, la Casa Blanca envió en primera instancia a una delegación encabezada por la encargada de la frontera sur, Roberta Jacobson, con la finalidad de reunirse con su contraparte en México y empezar a dialogar sobre el tema. 

Te recomendamos: Ejemplo migratorio en Colombia

Las dos delegaciones concordaron en la importancia de atender la crisis humanitaria que se está desarrollando en su frontera, y concluyeron que la solución debe tener una perspectiva para el desarrollo de Centroamérica.

Uno de los mayores problemas, dentro de los grupos migrantes, es la llegada de niños sin acompañante. Los menores de edad tienen familiares en Estados Unidos que los esperan para reunirse, pero conlleva un alto riesgo su travesía por las condiciones y la seguridad durante el viaje.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), en febrero, las autoridades fronterizas interceptaron a 9 mil 457 menores de edad en la frontera, un aumento del 60% con respecto a enero que fueron 5 mil 858.

Por si fuera poco, la crisis sanitaria ha hecho que los grupos migratorios se vuelvan focos de contagio para las personas y se percibe que mes a mes aumenten las agrupaciones.

En marzo se registraron en total 171 mil migrantes que fueron detenidos en la frontera, este dato es el más alto registrado desde 2006.

Es por ello que Biden nombró a la vicepresidenta Kamala Harris para encabezar la estrategia de mitigación de las oleadas migratorias, será la tarea más difícil de la administración con un alto riesgo político para sus aspiraciones presidenciales.

Para definir una buena agenda migratoria, Kamala Harris tendrá que diseñar una estrategia que involucre los aspectos económicos, sociales, medioambientales, seguridad y salud.

Lee también: Frontera EEUU-México con la cifra más alta de migrantes en últimos años

Se antoja un plan ambicioso que combata desde los problemas principales. En primer lugar, el combate al tráfico de personas; y en segundo lugar, la desmilitarización de la frontera que incrementa costos y riesgos para los migrantes.

Como ficha de negociación serían las vacunas COVID. Esto podría motivar a los países expulsores de migrantes a aumentar la cooperación de una estrategia integral.  Algo que aumentaría la eficiencia de vacunación de los países centroamericanos.

Esta cooperación entre Estados Unidos y México podría ser el inicio de una reforma migratoria en la administración Biden que le dé una nueva perspectiva, con metas compartidas y que sirva como cimientos de un futuro proyecto.

Contacto: [email protected]

Pueden contactarme en Twitter, a través de:

Internacionalista por la UDLAP, vicepresidente de Somos Naciones en México A.C. y colaborador del COMCE Sur. Me gustan los libros de historia universal, poesía y tecnología. En mis pasatiempos toco la guitarra acústica. Soy un mexicano comprometido en el desarrollo de un mejor futuro.

--
POB/LFJ