OPINIÓN: La Reforma Universitaria, 60 años después

coloquio-de-los-perros-header

El contexto

El movimiento liberal universitario había venido creciendo en la década de los años cincuenta del siglo XX, logrando la autonomía de la Universidad en 1956 y modificando la estructura de gobierno en 1963 con la Ley Orgánica que legalizaba el autogobierno y la desaparición del Patronato Universitario y el Consejo de Honor que estaban por encima del Consejo Universitario y nombrados por el gobernador en turno.

Después de años de lucha universitaria en 1963 se concretaba en la realidad la autonomía a partir de una lucha iniciada el 1° de Mayo de 1961.

La huelga de los ferrocarrileros en 1959, encabezada por la izquierda, el movimiento de electricistas que logró la nacionalización a fines de 1960, la fundación en 1955 del Frente Universitario Anticomunista (FUA), la Revolución Cubana en 1959, envolvían el crecimiento del movimiento liberal universitario y daban un contexto social que anunciaba el crecimiento de una sociedad diferente, que requería y exigía cambios en varios ámbitos sociales.

El inicio

¡Cuba sí, Yanquis no! fue el grito para que 250 estudiantes universitarios salieran a la calle en apoyo a la Revolución Cubana y en contra de la invasión de Estados Unidos a Bahía de Cochinos. Era el 17 de abril de 1961.

En Puebla, sede de un gobierno autoritario, cuna de un conservadurismo en pleno crecimiento, la Universidad era el espacio que reflejaba las aspiraciones de una izquierda en ciernes.

El Sol de Puebla era el símbolo de una estructura de poder que era rechazada por los jóvenes estudiantes universitarios. Y ahí, a 100 metros del Edificio Carolino, depositaron su descontento e inconformidad con piedras, botellas, bombas “molotov” y todo tipo de proyectiles lanzados en contra del diario, domicilios particulares y autos que resultaron afectados.

El saldo: 12 policías, 2 estudiantes y 2 civiles heridos. Y el nacimiento de un Movimiento que arrojaría cambios sustantivos universitarios.

La reyerta fue controlada por el General Ramón Rodríguez Familiar al frente de un grupo de militares de la XXV Zona Militar.

La respuesta a los universitarios y a las fuerzas liberales fue expedita. El grupo estudiantil “Héctor Martínez de los Ríos” publica una denuncia contra “la conjura comunista” en la UAP: “En esta lucha no está solo el comunismo, sino que por el contrario se ha aliado o por lo menos ha encontrado secuaces en su perversa labor en los elementos integrantes de la diabólica masonería y en ciertos miembros del partido oficial y demás enemigos de la libertad.”

Octaviano Márquez y Toríz, Arzobispo de Puebla, arengó en una carta pastoral: “El remedio a nuestros males no está en la agitación comunista, en la violencia y en el odio... ¡Católicos de Puebla! ¡Hombres libres! ¡Ciudadanos honrados! ¿Vamos a claudicar vergonzosamente de esas conquistas de la civilización cristiana para caer en las redes maléficas del comunismo?”

Liberales y conservadores, FUAS y Carolinos, izquierdas y derechas, se trenzaron en una disputa que tuvo en el 1° de Mayo de 1961 el inicio de la Reforma Universitaria Democrática que se consolidaría en 1963 y que dejaría huella en la Universidad los siguientes 60 años.

Lee también: Así puedes solicitar una reimpresión de tu credencial para votar

--
POB/RPC