CINE: Cortos documentales nominados al Óscar

PEDRO-SOLA-columnas-headers-poblanerias

Las películas documentales son objetivas y presentan una verdad en formato audiovidual; este es el mito fundacional del género. Un documental no es realidad encapsulada, sino una mirada. Mirada subjetiva y personal sobre lo que sucede con ciertas personas, lugares o experiencias.

Los Premios Óscar, que se entregarán el próximo 25 de abril, son un buen pretexto para acercarse al cine documental. Este año, cuatro de los cinco cortometrajes nominados están disponibles en línea para el público mexicano. La excepción es Hunger Ward, cuyo visionado está todavía limitado a escasos países.

El cuarteto de trabajos que sí se puede disfrutar tiene una característica común: Todas las películas tocan de una u otra manera temas de actualidad política. Do Not Split es una crónica de las manifestaciones en Hong Kong y Colette es una reflexión sobre la memoria histórica que condena el autoritarismo. A Concerto Is a Conversation y Una canción de amor para Latasha son acercamientos al pasado –y presente– racista de Estados Unidos.

Otra similitud entre estos documentales es su conexión con el mundo del periodismo. El diario británico The Guardian financió Colette, así como el New York Times distribuyó A Concerto Is a Conversation en sus plataformas. Por otro lado, el director de Do Not Split, Anders Hammer, cuenta con una larga trayectoria como reportero.

Lee también: ¿Dónde ver las películas nominadas al Óscar 2021?

Cortometrajes oportunos con una óptica periodística. Narran hechos relevantes para el momento que vivimos. Así el resumen de la categoría.

Ahora, comentarios específicos sobre cada film:

Do Not Split retrata el descontento político de los habitantes de Hong Kong respecto a la injerencia de China en el territorio. Hammer, el realizador, da en el blanco cuando sigue a los manifestantes con la cámara en mano.

La cámara se mueve vertiginosamente como en un videojuego y logra situarnos en el frente de batalla. Lo que no logra es que los manifestantes sean personas de tres dimensiones. A los ojos de Hammer, se trata de una masa humana cuasiuniforme.

Una canción de amor para Latasha toma como punto de partida el asesinato de Latasha Harlins cuando ella era una quinceañera, en marzo de 1991. Una joven negra en Los Ángeles fue menos valiosa que un jugo de naranja de 1.79 dólares –cantidad que, además, iba a pagar en tiempo y forma–. Tragedia espejo de lo ocurrido con George Floyd.

La directora Sophia Nahli Allison se resiste al morbo. En lugar de recuperar el video del asesinato, incluye unas secuencias de animación casi abstractas. Respeta el dolor de quienes fueron más cercanas a Latasha; una amiga y una prima, que con su voz en off  transmiten el miedo de transitar por la vida como afroamericanas.

Colette se centra en su protagonista homónima de 90 años, una mujer que se unió a la Resistencia francesa frente a los nazis. De la mano de una joven investigadora, Colette decide visitar el campo de concentración donde murió su hermano.

Te recomendamos: Premios en la pandemia

Este documental del originario de Nueva Jersey, Anthony Giacchino, es tan meritorio como rotundo. El director deja que la anciana tome la batuta de la historia y pone la cámara a su servicio, algo que demuestra flexibilidad para así contar el mejor relato.     

El cine es el medio perfecto para captar detalles que no aparecen en los libros. Sentada en el tren, Colette recuerda que su madre le recriminó por no haber sido ella la deportada al campo de Mittelbau-Dora. Lo que para muchos es un testimonio entretenido, para quien padeció la guerra es una marca indeleble de dolor. Dolor compartido gracias a la sensibilidad de Giacchino. 

A Concerto Is a Conversation es un diálogo entre el compositor Kris Bowers y su abuelo, Horace. El corto explora cómo la historia familiar repercute en el arte de Bowers. Un abuelo que escapa de la esclavitud para trabajar y prosperar.

Hay una relación entre dos generaciones lejanas, pero dispuestas a la escucha activa tanto aquí como en Colette. Ese intercambio con los que abrieron el camino toma la forma de un canto bajo la mirada del cineasta Ben Proudfoot. El músico se sienta al piano. El viejo entona una melodía. Juntos, ven el camino recorrido.

Estos documentales son hojas de ruta, no destinos.

LA PALOMITA: Más de nueve mil profesionales de la industria votarán por sus favoritos para el Óscar. La moneda está en el aire.   

Pueden contactarme en Twitter, a través de:

“Irresponsibility is part of the pleasure of all art” P. Kael

--
POB/LFJ