A una semana del inicio del juicio contra Derek Chauvin, acusado del asesinato de George Floyd, testigos visuales, el doctor que determinó la causa de muerte y el jefe de la policía, emitieron su declaración.

El jefe de la policía de Minneapolis, Medaria Arradondo testificó el lunes 6 de abril, en contra de el ex agente, Derek Chauvin, pues aseguró que la detención que Chauvin realizó a Floyd viola los principios y valores que tiene la policía en Estados Unidos.

Esa restricción no es parte de nuestra política ni de nuestro entrenamiento y, ciertamente, no es parte de nuestra ética o valores”, declaró Arradondo.

Al analizar las imágenes del video donde se muestra a Chauvin encima de Floyd, el jefe de la policía aseguró que fue un “uso inapropiado de la fuerza” y un grave error asfixiarlo con la rodilla, en lugar de esposarlo con las manos en la espalda.

Algo que llamó mucho la atención fue el posicionamiento en contra de Mendaria Arradondo, pues los oficiales que hacen uso excesivo de la fuerza, no suelen ser despedidos ni castigados. Sin embargo, Arradondo lo hizo un día después de la muerte de Floyd.

Causa de la muerte de Floyd

Bradford Langenfeld, médico que certificó el fallecimiento de George Floyd testificó, asegurando —una vez más— que la causa de muerte fue por asfixia.

La defensa de Chauvin ha intentado demostrar que Floyd falleció por un infarto al corazón, causado por el consumo de fentanillo y metanfetamina, drogas que se encontraron en la sangre del detenido a la hora de la autopsia.

Eric Nelson, abogado de Chauvin, cuestionó a Langenfeld si esas drogas pueden causar hipoxia —falta de oxígeno— a lo cual el doctor confirmó.

Sin embargo, Langenfeld declaró que Floyd falleció antes de llegar al hospital, sin ningún tipo de reanimación por parte de la policía, pero que los paramédicos lo intentaron durante media hora.

E indicó que el motivo más probable fue la falta de oxígeno en el cerebro y otros órganos, pero que, a pesar de la presencia de las drogas, estas no fueron la causa aparente de la muerte.

El reporte oficial determinó la causa de muerte como “parálisis cardiopulmonar, combinada con medidas de subyugación policial y compresión de cuello”.

Testigos presenciales

Durante lo que va del juicio, testigos que presenciaron el momento de la muerte de Floyd, relataron su versión y las sensaciones que esto les había causado.

Una de las participantes fue Darnella Frazier, mujer de 18 años, quien compartió que aquel día cambió su vida.

A veces se queda despierta por la noche, pidiendo perdón a George Floyd por no haber hecho más y no haber interactuado físicamente y no haberle salvado la vida”.

Ella aseguró que Floyd estaba aterrorizado, sufriendo y que gritaba por auxilio, “parecía que sabía que era su fin”, comentó.

Los testigos coincidieron en sus relatos que sintieron miedo que la policía les hiciera daño, incluso, uno de ellos asegura que Chauvin puso su mano en el gas pimienta que llevaba.

Por su parte, Eric Nelson, dijo que los agentes se sintieron amenazados por cómo veían a la multitud creciente y hostil, que atraía la atención a la situación.

Otra testigo, Genevive Hansen, mujer de 27 años, bombera y técnica de emergencias médicas declaró que les dijo a los agentes que debían tomarle el pulso, pero que ellos la ahuyentaron.

Habría podido prestar atención médica en la medida de mis posibilidades, y a este ser humano se le negó ese derecho”.

El juicio sigue su curso y se espera la resolución del caso, que causó una de las mayores protestas contra el racismo en Estados Unidos.

Derek Chauvin está acusado de los cargos de asesinato en segundo grado, penado con hasta 40 años de cárcel; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y homicidio en segundo grado, que acarrea hasta 10 años de encarcelamiento.

Aunque, al no tener antecedentes penales, su condena puede verse reducida a la mitad.

__

POB/PCL