Las inundaciones son uno de los fenómenos naturales más comunes de México, ya que todos los años se producen por el desbordamiento de ríos o exceso de lluvias.

En México, las inundaciones suelen originarse en la temporada de lluvias, es decir, entre mayo y noviembre.

Sin embargo, muchas veces las inundaciones que se generan en lugares denominados con poco o bajo riesgo a inundarse, son gracias a la actividad humana, por la deforestación y contaminación en la calle.

Lee también: Cuatro puntos a considerar en temporada de lluvias

Esta actividad no solo genera inundaciones, sino también encharcamientos, los cuales pueden afectar a los usuarios y las viviendas.

Según datos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, en México se producen 86 mil toneladas de basura diarias; el 13% de esa basura se encuentra en la calle y  causa el 50% de los encharcamientos.

¿Cómo evitar inundaciones y encharcamientos?

La Secretaría de Seguridad, la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC) y el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) tiene algunas recomendaciones para evitar las inundaciones y encharcamientos.

1. Mantén las coladeras limpias de basura inorgánica como plásticos y orgánica como hojarasca. Limpia los desagües periódicamente.

2. Deposita la basura en su lugar, lo la arrojes en espacios públicos, alcantarillas, barrancas y/o ríos.

3. Revisa las obstrucciones de sumideros y otras estructuras, que impidan el desagüe de la lluvia.

4. Poda los árboles y plantas para evitar que la hojarasca se caiga por sí solas al piso; recoge hojas y ramas con el fin de prevenir la obstrucción del paso del agua.

5. Si vas a construir o comprar, no lo hagas en zonas bajas o cerca de ríos o cañadas. Si lo haces, construye a una altura conveniente.

Lee también: Prevenciones ante lluvias eléctricas

Las inundaciones y encharcamientos representan un peligro para lo material, pero también para la salud, ya que se pueden crear focos de infecciones y enfermedades.

¿Qué hacer en caso de una inundación?

CENAPRED recomienda que si vives en una zona de riesgo, deberás localizar lugares altos y rutas de evacuación en tu casa y los alrededores de donde vives.

Ubica los refugios temporales y no debes olvidar guardar tus documentos importantes en bolsas de plástico selladas; así como almacenar alimentos no perecederos, agua embotellada y unas botas de agua.

Ten a la mano un botiquín, linterna, radio de baterías para mantenerte informado en caso necesario.

Durante

1. Si es necesario, dirígete a un refugio temporal, llevando contigo solo lo indispensable.

2. No utilices el automóvil en caminos inundados para no correr el riesgo de quedarte atrapado o que te lleve una corriente.

3. Tampoco trates de caminar o nadar en los caminos inundados ni cauce de algún río.

4. Mantente alejado de postes de luz o cables de electricidad averiados, pues corres el riesgo de ser electrocutado.

5. Si es posible quedarte en casa, desconecta todos los servicios: agua, luz y gas.

Después

1. Revisa las condiciones de tu hogar, no la ocupes sin tienes dudas; mejor solicita apoyo de las autoridades correspondientes.

No te acerques a bardas o casas en peligro de caerse y no pise ni toque cables eléctricos caídos.

2. Desaloja el agua que haya quedado estancada para evitar plaga de mosquitos, enfermedades e infecciones.

3. No tomes agua ni consumas alimentos que hayan estado en contacto con el agua de la inundación. Utiliza las reservas de agua potable y alimentos previamente almacenados, y extrema medidas de higiene en lo que consumas.

4. Limpia restos de sustancias tóxicas y/o inflamables que pudieron haberse derramado.

 

__

POB/PCL