Las terapias de conversión en Puebla pueden llegar a ser tipificadas como delito, debido a que se planteó una iniciativa en el Congreso del Estado, para reformar el Código Penal estatal con dicho propósito.

La diputada Rocío García Olmedo comentó en entrevista para Poblanerías que presentó la iniciativa debido a que es importante que se respeten los derechos humanos de todos los individuos, aunque aún existe mucha violencia y abuso contra personas de la comunidad LGBT+, precisamente por su identidad de género y su orientación sexual.

Hay muchos estudios de la comunidad científica internacional que han reconocido que la homosexualidad no es una enfermedad, sin embargo, prevalece el odio a estos grupos. En esa virtud hay que seguir dando pasos adelante para ir poco a poco avanzando en sus derechos, más aún con los números que hay de homicidios, de crímenes de odio”, dijo.

En ese sentido, explica que hay quienes son sometidos a las llamadas terapias de conversión, que son practicas en las que se pretender hacer un “cambio de orientación sexual” en personas homosexuales y bisexuales, con el fin de “convertirlos” en heterosexuales.

A este tipo de sitios, suelen acudir familias a “buscar ayuda para aliviar” a un integrante de la familia, incurriendo en privaciones ilegales de libertad, violencia, uso forzado de medicamentos e incluso hasta exorcismos.

Este tipo de “terapias” las reprueba la Asociación Estadounidense de Psicología, entre otras instituciones, puesto a que puede provocar depresión y tendencias suicidas, por lo que resulta un acto de violencia. Además, no hay evidencia científica que demuestre que sea posible lo que pretender lograr.

Hay que seguir visibilizando la problemática a la que e ven enfrentados todos y todas, y hay que avanzar en algo que es obligación de los legisladores y las legisladoras: proteger y garantizar derechos y eso se hace vía la norma”, expuso.

La iniciativa

Puebla podría unirse a Ciudad de México, Estado de México, en cuanto a legislar en contra de este tipo de violencia.

La diputada explica que presentó la iniciativa que busca reformar el Código Penal del Estado de Puebla, incorporando el Artículo 229 sexies. Allí, se especifica que:

Se entiende como terapias de conversión, a todas a aquellas practicas consistentes en sesiones psicológicas, que aplican métodos o tratamientos que tengan por objeto anular, obstaculizar, modificar o menoscabar la expresión de identidad de género, así como la orientación sexual de la persona en las que se emplea violencia física, moral, o psicoemocional, mediante tratos crueles, inhumanos o degradantes, que atenten contra la dignidad humano”.

Asimismo, incluye que la sanción es de dos a seis años de prisión y una multa de mil a dos mil veces el valor diario de la medida de actualización vigente a quien someta u obligue a otro a recibir este tipo de prácticas. Además, la sanción aumenta al doble si se ejerce a menores de 18 años de edad, adultos mayores, o a personas con alguna discapacidad.

¿Qué sigue?

Una vez presentada la iniciativa, comienza el trabajo legislativo, para que las comisiones la dictaminen y la enlisten, en caso de considerarla importante, y posteriormente se estudiaría y existiría la posibilidad de aprobarla.

__

POB/KPM