Trabajar o haber trabajado jornadas de 55 horas o más a la semana, aumenta el riesgo de muerte a causa de un accidente cerebrovascular y cardiopatía isquémica, revela estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Se trata del primer análisis mundial de muerte y daño a la salud, derivada de largas jornadas de trabajo, donde se realizaron dos revisiones sistemática y análisis de las pruebas más recientes.

Fueron recopilados datos de 37 estudios de cardiopatía isquémica y 22 sobre accidentes cerebrovasculares a nivel mundial. También se tomaron en cuenta datos de 2 mil 300 encuestas recogidas de 154 países entre 1970 y 2018.

Lee también: No se recomienda hacer ejercicio con cubrebocas: OMS

Las jornadas laborales prolongadas provocaron 745 mil muertes por accidente cerebrovascular y cardiopatía isquémica en 2016, cifra que incrementó 29% desde el 2000, según estudio publicado el 17 de mayo de 2021 en Environment Internacional.

Entre el 2000 y 2016, las defunciones por cardiopatía isquémica y por accidentes cerebrovasculares relacionadas a jornadas laborales prolongadas, aumentaron un 42 y un 19 por ciento respectivamente.

El estudio también menciona que puede causar problemas de salud, que pueden aparecer hasta años después de haber tenido las largas jornadas.

La mayor parte de las defunciones registradas correspondieron a personas de entre 60 y 79 años que habían trabajado 55 horas o más a la semana entre los 45 y los 74 años.”

Y esto llega a afectar más a hombres que a las mujeres; de hecho, el 72 por ciento de las personas fallecidas por esta causa, eran varones.

Lee también: Tips para reciclar la comida y evitar desperdicios 

El estudio concluye que trabajar 55 horas o más a la semana aumenta en un 35 por ciento el riesgo de presentar un accidente cerebrovascular y en un 17 por ciento el riesgo de fallecer a causa de una cardiopatía isquémica con respecto a una jornada laboral de 35 a 40 horas a la semana.

Postura de la OMS

La OMS menciona que las jornadas laborales prolongadas son una tendencia que da lugar a un incremento en el número de personas que corren riesgo de sufrir discapacidades o fallecer por motivos ocupacionales.

Gracias a la pandemia por Covid-19, el modelo de trabajo de muchas empresas se modificó, lo cual provocó un aumento en los periodos de trabajo.

La pandemia de COVID-19 ha cambiado considerablemente la forma de trabajar de muchas personas. El teletrabajo se ha normalizado en muchos sectores y la línea que separa el trabajo y el hogar se ha difuminado. Además, muchas empresas se han visto obligadas a reducir o a interrumpir su actividad para ahorrar costos y los trabajadores que quedan en plantilla se ven obligados a ampliar su horario laboral”, señaló el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.

Además, mencionó que ningún trabajo justifica exponerse a riesgos de salud, por lo que exhorta a los gobiernos, empleadores y trabajadores, a colaborar para poner límites con el fin de proteger la salud de todos.

La OMS recomienda a los involucrados a adoptar las siguientes medidas para proteger la salud de los mencionados anteriormente:

  • Gobiernos: pueden introducir, aplicar y hacer cumplir leyes, reglamentos y políticas que prohíban las horas extraordinarias obligatorias y garanticen que se limitan los horarios laborales.
  • Trabajadores: podrían informar del número de horas que trabajan para que no superen las 55 semanales.
  • Los convenios bipartitos o colectivos entre empleadores y asociaciones de trabajadores pueden flexibilizar estos horarios y fijar un máximo de horas de trabajo.

 

 

__

POB/PCL