PELÍCULA: La restauración de Enamorada

PEDRO-SOLA-columnas-headers-poblanerias

La riviera francesa fue el escenario para el estreno de una restauración de Enamorada (1946) en mayo de 2018. Con el Festival de Cannes como escaparate, Martin Scorsese presentó entre ovaciones una de las películas icónicas de la Época de Oro del cine mexicano.

Mes y medio después, Scorsese volvió a presentar la película en la Plaza Mayor de Bolonia. Edificios medievales rodeando una explanada de casi 7 mil metros cuadrados. Ahí, en la plancha del zócalo italiano, el público disfrutó del espectáculo. Imágenes que al paso de siete décadas siguen encantando.

Enamorada, tan celebrada fuera del país, tiene una conexión especial con Puebla: Fue filmada en locaciones de Cholula como el Convento de San Gabriel Arcángel, los portales de San Pedro y el templo de San Francisco Acatepec.

Ciudades distantes unidas a través del séptimo arte. Con este horizonte, vale decir que no hubo un realizador mexicano con tanta resonancia internacional como Emilio ‘el Indio’ Fernández. Fue el Indio quien definió la imagen de México en el mundo.

Lee también: Lugares de Puebla que han servido como escenarios para el cine

Para lograr este éxito apabullante, el Indio encontró un equipo de trabajo con el que hizo trece filmes entre 1943 y 1949, sus años dorados, que van de Flor silvestre a La malquerida. En este grupo de colaboradores destacan dos involucrados en la filmación de Enamorada; el fotógrafo Gabriel Figueroa y la editora Gloria Schoemann.

Una coincidencia biográfica entre Fernández, Figueroa y Schoemann es que los tres tuvieron experiencias formativas en Hollywood. Figueroa al lado del fotógrafo de Ciudadano Kane, Gregg Toland, mientras que el Indio y Gloria Schoemann hicieron sus pininos como extras.

Es plausible que Emilio Fernández, consciente o no, apostara por crear un paisaje idílico de México con la idea del western en su mente. Así como los estadounidenses apelan a un relato idealizado de la conquista del Viejo Oeste, resaltando las montañas de Arizona y Utah, Fernández edificó un cuento rosa de la Revolución, con la cámara puesta en pueblos pintorescos del territorio nacional. En ambos casos, la mirada inocente produjo éxitos comerciales muy lucrativos.

La fórmula del revolucionario que se enamora de una mujer prohibida está en acción en Enamorada. El general José Juan Reyes (Pedro Armendáriz) llega con sus tropas a Cholula, extorsionando a los hombres más ricos del lugar para obtener dinero y así financiar la lucha armada.

Uno de estos aristócratas, el viejo Carlos Peñafiel (José Morcillo), resulta ser el padre de una joven que se convierte en la obsesión del general; la hermosa Beatriz interpretada por María Félix. En esta relación en ciernes, aparece como intermediario el Padre Sierra (Fernando Fernández, primo del Indio, con una delicadeza ideal para el papel), sacerdote del lugar.

Lee también: Dos monjes, la sombra del expresionismo alemán en México

Hay una escena que transcurre en la sacristía entre el general Reyes y el padre Sierra. Ahí Pedro Armendáriz habla apasionadamente sobre una pintura del niño Jesús con los Reyes Magos en el pesebre. En palabras del protagonista, los reyes son símbolo de “poder, riqueza y opresión”, al tiempo que Jesús representa la “caridad, pureza y bondad”.

En Enamorada, estos defectos y virtudes se trasladan a los personajes, lo que es un acierto del guión, que por lo demás peca de diálogos demasiado largos y teatrales. Beatriz como la encarnación de la pureza; el general como hombre de poder y el sacerdote como símbolo de opresión. Aquí es interesante cómo el Indio Fernández y Gabriel Figueroa, con pequeños guiños, dan a entender al espectador un enamoramiento del religioso con Beatriz.

También, la presencia en pantalla de Pedro Armendáriz y María Félix eleva a Enamorada a una altura por encima del nivel del argumento. Imponentes, Armendáriz demuestra su fuerza tan solo con el impresionante arqueo de sus cejas. Félix logra lo mismo con su mirada penetrante; dos ojos bien abiertos que no parpadean.

El close-up extremo a sus ojos, mientras suena la canción de La Malagueña, es una imagen que perdura. Muchos de los diálogos en Enamorada son anacrónicos, pero su belleza, como la de La Doña, es eterna.

La restauración de Enamorada, impulsada por Scorsese, está disponible en YouTube.

LA PALOMITA: Cruella, el más reciente estreno de Disney, no alcanzará la cifra en taquilla de El conjuro 3 y Godzilla vs. Kong. ¿El importe será compensado por las compras directas en la plataforma Disney Plus? Nuevos tiempos.

Pueden contactarme en Twitter, a través de:

“Irresponsibility is part of the pleasure of all art” P. Kael

--
POB/LFJ