Este 29 de junio se presentó una movilización por parte de elementos de seguridad de la Policía Estatal en las instalaciones de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), debido a una disputa legal.

Aunque hasta ahora no ha habido una postura oficial por parte de la universidad, abogados han informado que se debe a una orden en la que se establece que el nuevo patronato de la Fundación de las Américas Puebla, la cual administra la universidad, tomará posesión.

Es decir, los integrantes de la familia Jenkins, quienes conformaban el patronato serán remplazadas por otras; mismas que ahora estarán encabezadas por Horacio Magaña Martínez, quien queda como presidente.

Lee también: Guardia Nacional desmiente participación en operativo en UDLAP

Dicho documento también establece que se deben de abstener a impedir el cumplimiento de la orden el rector, Luis Ernesto Derbez, así como a cualquier persona que tenga un puesto administrativo o directivo.

Y permite el uso de la fuerza pública, aunado a ello evita que Derbez o la familia Jenkins busquen tomar disposición de los recursos de la institución en los bancos.

Además de la UDLAP, la Fundación administra el Colegio Americano de Puebla y los Clubes ALPHA.

En otras declaraciones a los medios de comunicación, abogados informan que, el nuevo patronato buscará que los alumnos tengan continuidad en sus estudios, así como los docentes permanezcan en actividades normales; puesto que la toma se dio solo para asegurar el inmueble.

Toma UDLAP
Foto: Omar Contreras

El inicio de la disputa legal

La Fundación Mary Street Jenkins fue creada en 1954 por Guillermo Oscar Jenkins y nombrada a sí en honor a su esposa, Mary Street Jenkins.

Esta fundación recibió la herencia de Guillermo Oscar Jenkins para que el dinero fuera destinado a obras en favor de Puebla y México.

Sin embargo, miembros de la familia han señalado acusaciones de lavado de dinero con los recursos que pertenecen a dicha fundación.

En 2014, Guillermo Jenkins de Landa, nieto de Guillermo Oscar Jenkins, denunció a su familia por lavado de dinero, luego de que la Fundación Mary Street Jenkins donara 720 millones de dólares a la Fundación Bienestar de la Filantropía; esta última, al recibir el dinero, lo sacó del país hacia Panamá.

Ahora, en 2021, se realiza una disputa legal que inició Guillermo Jenkins de Landa al denunciar a sus familiares por lavado de dinero.

Es por esto que, en marzo de este año, se giró una orden de aprehensión contra los miembros de la familia: Roberto, Margarita, María Elodia y Juan Carlos Jenkins de Landa, así como a su madre Elodia Sofía de Landa de Jenkins.

Igualmente contra Juan Guillermo Eustace Jenkins y a los abogados de la familia, Alejandro González Muñoz, Virgilio Rincón Salas y Carlos Román Hernández, quienes fueron los representantes legales en el procedimiento de donación.

Los nuevos dirigentes de la Fundación de las Américas tomaron este 29 de junio el patrimonio de la UDLAP, con el fin de obtener la posesión jurídica y material de las instalaciones, asimismo se realiza una auditoria legal, fiscal y contable de la administración de la universidad.

Mientras tanto, la familia señala a Guillermo Jenkins de Landa de orquestar una campaña en su contra y aseguraron, en un comunicado, que la toma de una universidad es un acto ilegal.

Esta acción se suma a otras emprendidas por Guillermo Jenkins de Landa quien busca dejar sin efecto la donación de 720 millones de dólares, restituir el patrimonio a la Fundación Mary Street Jenkins y retirar a sus familiares de esta por la vía legal.

Por tal motivo se dio la toma de la UDLAP por el nuevo patronato de la Fundación de las Américas de Puebla.

¿Y la postura de la UDLAP?

En redes sociales circuló un comunicado que parecía ser emitido por la UDLAP, respecto a la entrega de sus instalaciones a la Fundación Universidad de las Américas; sin embargo este fue catalogado como falso mediante las redes sociales de la misma.

Esto, aunado al comunicado de la Fundación Mary Street Jenkins, indica que ambas permanecen al mando del antiguo patronato, por lo que niegan la intervención legal.

Actualización 20:00 horas

En un comunicado, la UDLAP informó que contaba con un amparo contra la privación de bienes y derechos, otorgado en mayo de 2021.

Este amparo, asegura, está vigente hasta hoy a efecto que no sean removidos los patronos y que no se intervenga en su administración, contabilidad o cualquier acto de privación de bienes y derechos.

La UDLAP asegura que se trata de un acto ilegal ya que no se respetó la suspensión emitida por un juez federal contra este tipo de actos que consideran son un despojo.

--
POB/KPM