En promedio, el 35% de las personas del nivel socioeconómico bajo (E y D), presentaron síntomas de ansiedad y/o depresión durante la pandemia.

El Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE) presentó los resultados de la Encuesta de Seguimiento de los Efectos del Covid-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos (ENCOVID-19), donde explicó diferentes rubros que se han visto afectados a raíz de la pandemia.

Se realizó un seguimiento a través de encuestas a nivel nacional, en el periodo de abril 2020 a marzo 2021, en diferentes rubros como salud mental, seguridad alimentaria y empleo e ingresos, donde explican las afectaciones en los diferentes niveles socioeconómicos a nivel nacional.

Lee también: Vacantes para trabajar en el tren maya

Salud mental

A diferencia de los niveles socioeconómicos —según la clasificación de la AMAI— medio (D+, C- y C) y alto (C+, A/B) con un promedio de 27% y 21% respectivamente, el estrato socioeconómico bajo, también ha sido el más afectado en cuestión de salud mental gracias a la pandemia.

En total, el porcentaje de personas desde abril 2020 a marzo 2021, que presentaron síntomas de ansiedad o depresión, se mantuvo entre el 29% y 32%.

En la siguiente gráficas se puede notar los altibajos y las diferencias, dependiendo del nivel socioeconómico de las personas que presentaron síntomas sólo de ansiedad.

Ansiedad en pandemia
Imagen: ENCOVID-19

La población con más síntomas fueron las mujeres con un 36% y los hombres con 24% durante el mismo periodo.

Por su parte, en esta gráfica muestra la evolución del porcentaje de personas que tuvieron síntomas de depresión durante la pandemia. Se muestra la afectación más grande en el estrato bajo.

Depresión en pandemia
Imagen: ENCOVID-19

Empleo e ingresos

Para marzo de 2021, 4.2 millones de personas se encontraban desocupadas, es decir; desempleadas, les habían "descansado" sin goce de sueldo o no podían buscar trabajo por la pandemia. Esto significa una mejora y una recuperación respecto a mayo de 2020, pues eran 8.9 millones de personas, las que se encontraban en esa situación.

La recuperación se ha dado, particularmente, en aquellos sectores que sufrieron los mayores aumentos de pérdida de empleo por la pandemia, particularmente en el sector informal, donde las tasas bajaron gradualmente desde un máximo de 18.7% en mayo de 2020, a 8.1% en marzo de 2021.

Sin embargo, la recuperación en el ingreso de los hogares sigue siendo baja respecto a la recuperación en el empleo. Ya que, en marzo de 2021, el 64% de los hogares aún declaró tener menos ingresos que antes de la pandemia.

El 70% de los hogares de menor nivel socioeconómico reportaron una mayor pérdida de ingresos, 26% un ingreso igual y solo el 4% dijeron haber tenido mayores ingresos que antes de la pandemia.

En la siguiente gráfica se puede observar las diferencias entre estratos socioeconómicos.

Ingresos pandemia
Imagen: ENCOVID-19

Seguridad alimentaria

La seguridad alimentaria implica tener comida disponible, que se tengan recursos para obtenerlos, que sean suficientes, adecuados y nutritivos para el cuerpo, y que esta situación sea estable y continua, es decir, que no haya incertidumbre.

En ese sentido, la investigación aseguró que en marzo de 2021, disminuyeron los niveles de seguridad alimentaria en los hogares de los mexicanos. Estos bajaron del 33% en diciembre de 2020 a 27% en marzo de 2021.

Sin embargo, a comparación del 24% de julio 2020 —porcentaje más bajo en este periodo— se recuperó un 3% la seguridad alimentaria en el país.

Seguridad alimentaria
Imagen: ENCOVID-19

Es decir, para marzo de 2020, solo el 27% de los encuestados, reportaron no tener preocupaciones o dificultades para acceder u obtener alimentos.

 

 

__

POB/PCL