OPINIÓN: BUAP, transición pactada

El poder federal, el poder estatal, el rector actual, los aspirantes, han arropado el proceso para elegir al nuevo rector. Importante. Pero no suficiente.

coloquio-de-los-perros-header

El siguiente rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla será producto de un proceso que inició hace ya 8 meses y que ha sido consensuado con los aspirantes a suceder a Alfonso Esparza Ortíz.

Un proceso diferente, distinto a cómo han sido los 18 procesos para elegir a 10 rectores desde 1971. Con características y códigos que no se han dado antes.

Las fuerzas políticas que contienden ahora se han puesto de acuerdo. Las internas y las externas. Las de arriba y las de abajo.

Proteger a la Institución, no desestabilizarla, no provocar desequilibrio social en Puebla municipio y estado, no calentar ni sacudir el ambiente universitario como consecuencia de la aspiración política por tener o controlar a la BUAP, han sido los mínimos acuerdos a los que han llegado las fuerzas que tienen interés en la Universidad.

El poder federal, el poder estatal, el rector actual, los aspirantes, han arropado el proceso para elegir al nuevo rector. Lo cuidan.

Importante.

Pero no suficiente.

La BUAP necesita, además de elegir al nuevo rector, una sacudida para encontrar nuevas rutas, adecuarse a los cambios sociales, corresponder a las nuevas aspiraciones y necesidades de estudiantes y sociedad.

Lee también: OPINIÓN: UDLAP y la educación superior en disputa

Una actual y renovada legalidad interna y una actualización de la función social.

Un Congreso Universitario.

Lilia Cedillo Ramírez cuenta con un fuerte apoyo institucional, Francisco Vélez Pliego es producto de una familia universitaria a toda prueba, Lupita Grajales Porras lleva solo 53 años de ser universitaria y Lilia Vázquez Martínez ex directora de la Facultad de Administración, son quienes hasta ahora aspiran a conducir a la Benemérita.

La microbiología, el urbanismo, la sociología, la filosofía y la administración que muestran y dan cuenta la riqueza universitaria.

A dos meses de que se elija a quién conducirá a la Universidad, son los cuatro universitarios que aspiran a ser elegidos.

Tres mujeres y un hombre.

Universitarios a toda prueba.

Más los que se sumen.


POB/RPC