OPINIÓN: Cubrir la consulta ciudadana

El trabajo de las y los periodistas durante la consulta ciudadana será documentar los hechos en un ejercicio democrático importante.

andres-solis-columnas-headers-poblanerias

Este domingo se realizará la primera consulta ciudadana en la historia del país, la primera al menos que cuenta con un marco jurídico y presupuesto público para su organización, difusión y realización.

Hace tres décadas, a inicios de los años noventa se realizó en el entonces Distrito Federal un plebiscito que en ese entonces no tenía ningún respaldo legal y por lo tanto no era vinculante, pero que significó un evento histórico que contribuyó al desarrollo democrático de la capital del país.

Aquel plebiscito, que la prensa jocosamente calificó como “Pleitecito”, fue impulsado por la izquierda, por el naciente Partido de la Revolución Democrática (PRD) y preguntaba a la población del “Defe”, si estaba de acuerdo en que la capital se convirtiera en el estado 32 y que tuviera su propio gobierno y congreso electos democráticamente. El resultado es que hoy el Distrito Federal se convirtió en Ciudad de México, con un gobierno electo democráticamente, con su propia Constitución Política y su propio Congreso.

Si bien el impacto de la consulta ciudadana de este domingo no tiene ni por asomo el peso que tuvo aquel plebiscito chilango, si representa un ejercicio de participación democrática que merece toda la atención de la prensa, independientemente del resultado.

Lee también: Del montaje a la manipulación

En aquel plebiscito de los años 90, los medios salimos a la calle a recorrer las pocas mesas receptoras de votos. De hecho, era difícil porque no había un mapeo certero, debido a que la autoridad electoral federal no apoyó el ejercicio y claro, no existía el Instituto Electoral de la Ciudad de México.

Los resultados tardaron semanas en darse a conocer y la entonces Regencia del DF hizo lo imposible para fingir demencia.

Ahora tenemos otro panorama. La consulta será nacional y ya está en la expectativa de muchas personas que sí tienen interés en participar.

El trabajo de las y los periodistas deberá enfocarse en el desarrollo de la consulta, claro, pero no en si se instalan todas las mesas receptoras o si hay conflictos, eso es parte del anecdotario que cumplimos en cada elección.

Los medios y periodistas debemos tener presente que este es en principio un ejercicio democrático histórico y que sentará precedente para la consulta sobre la revocación de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Por tanto, lo menos importante es si medios y periodistas están a favor o en contra de la consulta y el tema que la convoca, la responsabilidad que tenemos es la de documentar los hechos de este domingo como un ejercicio democrático importante para el país.

Pueden contactarme en Twitter, a través de:

Andrés Solís A. es periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia”.

--
POB/PCL