OPINIÓN: Partido Comunista de China

ANTAR HEADER

El 1 de julio se llevó a cabo, en la Plaza de Tiananmén, el festejo del centenario del Partido Comunista de China (PCC). Durante el discurso, el presidente Xi Jinping recibió constantes aplausos por los invitados, quienes fueron cuidadosamente seleccionados por los funcionarios del partido.

Tras la caída de la Unión Soviética (1991) internacionalistas y politólogos pensaron que el siguiente país en desmoronarse sería China, con toda su estructura comunista. No obstante, pasado el tiempo, el partido único ha demostrado una vitalidad sorprendente.

Esto se explica en parte por el gran dinamismo ideológico, iniciando con el radicalismo de Mao Zedong, reformándose con la apertura económica de Deng Xiaoping y hasta ahora con una ideología ortodoxa de Xi Jinping.

Esta agilidad ideológica viene de la mano de 40 años de progreso económico en China, con avances tecnológicos y militares, situándose como la segunda economía más importante del mundo y siendo protagonista internacional.

Así mismo, el partido ha sido lo suficientemente astuto para atender las demandas que pudieran causar disgustos internos. Algunas medidas populares fueron la abolición de impuestos rurales, la creación de un sistema de pensiones, mejoras al sistema de salud y de educación.

Además, el partido comunista ha inyectado a la sociedad propaganda cultural donde se rescatan hechos históricos desde la fundación de la república, héroes nacionales, con tal de avivar el nacionalismo.

Lee también: Oscuridad en Nicaragua

Por otra parte, los medios de comunicación estatales han impuesto una retórica engrandeciendo sus ventajas sociales y comerciales frente a Estados Unidos, exponiendo a la sociedad estadounidense con fuertes problemas raciales.

Con esto en mente, pareciera que el entorno de un país de un sistema unipartidista y autocrático es mejor que el contexto de muchos otros países que viven bajo un sistema democrático. Pero la realidad es que, la represión es un factor importante del éxito en China.

Hace un par de semanas, la policía detuvo a cinco integrantes del periódico “Apple Daily”, quienes fueron acusados de conspiración contra el gobierno por alentar la democracia de Hong Kong, a través de sus publicaciones. Esto dio como resultado el cierre del periódico después de 26 años.

Este es solo un ejemplo del precio del éxito que ha tenido que pagar la sociedad, pues el gobierno no está dispuesto a perder su estabilidad artificial. Sin embargo, esta irrupción en la información estará creando una mayor demanda de derechos y libertades en las nuevas generaciones.

Por otro lado, una probable turbulencia será durante la sucesión presidencial, pues el presidente Xi Jinping eliminó –en 2018– una norma en donde se especificaba el límite de dos mandatos presidenciales en conjunto del reglamento para la transición.

El nombramiento tendrá que llevarse a cabo antes del XX Congreso Nacional en 2022; no obstante, se espera que el órgano ejecutivo del Congreso Nacional Popular, encargado de los nombramientos presidenciales, le dé continuidad al actual presidente.

Lee también: Plan de trabajo sin trascendencia

Por lo tanto, será el inicio de una nueva dinastía en China y dará paso a una gran incertidumbre política con un posible aumento en el radicalismo. Esto posiblemente dividirá el partido entre los seguidores de Xi Jinping y los que buscan un cambio en la presidencia.

Si bien hasta ahora el crecimiento económico ha garantizado la permanencia del partido comunista en el poder, pero las demandas políticas y la sucesión presidencial serán factores claves para la vigencia del proyecto chino.

Contacto: [email protected]

Pueden contactarme en Twitter, a través de:

Internacionalista por la UDLAP, vicepresidente de Somos Naciones en México A.C. y colaborador del COMCE Sur. Me gustan los libros de historia universal, poesía y tecnología. En mis pasatiempos toco la guitarra acústica. Soy un mexicano comprometido en el desarrollo de un mejor futuro.

--
POB/LFJ