OPINIÓN: Prostitución, ambulantaje y explotación infantil

coloquio-de-los-perros-header

Eduardo Rivera Pérez, próximo presidente municipal de Puebla, tendrá ante si retos que resolver para beneficio de Puebla y los poblanos. Urgentes, inmediatos.

Tres problemas tres.

Uno: La prostitución en el centro de la ciudad.

Poner en orden y desterrar a quienes han convertido el centro histórico en puerto de exhibición para el ejercicio de la venta de sexo.

No es oculto ni difícil de imaginar, son bandas de felones, pillos, sanguijuelas, que explotan a las mujeres, las obligan a vender su cuerpo, las maltratan.

Tampoco es difícil imaginar que los padrotes tienen su contraparte en el gobierno municipal, en la autoridad o en otra banda de rufianes que bajo el cobijo del poder, cobran sus regalías por utilizar la vía pública para tal actividad.

Dos: El comercio “ambulante”.

Comerciantes que venden mercancía en banquetas y el arrollo, poniendo en riesgo su integridad física y la de sus eventuales clientes.

Venden mercancía clonada, marcas de imitación o falsas, no pagan impuestos, son bandas que al margen de la ley intimidan a compradores y a comerciantes instalados en sus locales.

Lee también: OPINIÓN: UDLAP y la educación superior en disputa

El espacio en el que se desenvuelven es también el centro histórico y otra actividad manejada por bandas que cobran por los espacios y el ”derecho” a vender, y que sin duda, si no son combatidas, tienen también protección y “permiso” del poder o mafia institucional la cuál recibe su “mochada” por permitirlo.

Tres: Los esquineros.

Grupos de personas que limpian vidrios, hacen brillar las llantas de los autos, son malabaristas, traen letreros en cartulinas que explican su necesidad, algunos bailan, otros tocan un instrumento, ancianos con bastón o en silla de ruedas que corren el riesgo de ser arrollados por un vehículo, mujeres con niños en la espalda.

Algunos asaltan a conductores.

No es un asunto moral. Se debe de reglamentar.

He observado un grupo de 10 niños, ubicados en diferentes esquías del oriente de la ciudad, que son chiapanecos, traídos en grupo por dos o tres adultos y que son explotados.

Las tres actividades referidas son ya muestra de la modernidad poblana que no se combate. Pero que se debe hacer.

Es cuanto.

--
POB/RPC