OPINIÓN: EL GP más corto de la historia

La sensación generalizada era que hubiera sido preferible cancelar el GP de Bélgica, sin embargo, decidieron terminar la carrera de cualquier forma.

bandera-verde-columna-formula-1

Este 29 de agosto, Fórmula 1 registró el Gran Premio más corto de la historia. Bien pudo darse por cancelado, pero la Dirección de Carrera decidió disputar el Gran Premio y otorgar la mitad de los puntos a los diez primeros lugares, conforme señala el reglamento. Habiendo tantos factores en juego, resultaría inocente asumir que la decisión corrió a cargo únicamente de Michael Masi y los comisarios que lo acompañaron.

La seguridad, elemento irrenunciable

Tanto en redes sociales como en algunas transmisiones, algunas personas señalaron que los elementos tecnológicos y de seguridad que Fórmula 1 posee en la actualidad eran suficiente garantía para disputar el Gran Premio.

Algo que no se puede pasar por alto es que dichas medidas ayudan a disminuir los riesgos, pero no a desaparecerlos. Esto cobra aún más relevancia en un circuito que ha probado ser fatal para algunos pilotos.

Lee también: OPINIÓN: La clase de manejo de Alonso

Es cierto que los pilotos se enfrentaban a condiciones similares e incluso peores en décadas previas. Lo que no debemos olvidar es que por entonces los pilotos fallecían a consecuencia de fuertes accidentes.

Tampoco hay que perder de vista que los pilotos no son las únicas personas que forman parte de un Gran Premio. Al privilegiar su seguridad, también se busca proteger tanto los espectadores como los oficiales de pista que asisten a cada competencia.

Era preferible cancelar el evento

Una vez finalizada la sesión, la sensación generalizada era que hubiera sido preferible cancelar el evento. Sin embargo, no debemos perder de vista que, en este mismo fin de semana, Fórmula 1 había anunciado cambios al calendario de competencia, reduciendo el número de Grandes Premios a disputar de 23 a 22. Aunado a los compromisos comerciales, es probable que la solución que vimos fue la mejor salida para proteger a los pilotos y evitar las implicaciones de una cancelación.

Podemos seguir en el terreno de las especulaciones, pero nadie conoce mejor los elementos para disputar o cancelar un GP, que aquellas personas que están inmersas en su organización. Sin embargo, si la intención era intentar correr una competencia de 1 hora, esto pudo haberse intentado a las 17:00 hrs. locales para mantenerse durante el margen de 3 horas establecidas por reglamento para completar un Gran Premio y, de paso, evitar una espera aún más prolongada para los fanáticos presentes en el circuito.

Checo, el único piloto que perdió

El derrape de Checo en su camino a la parrilla de salida puso en riesgo su participación en el Gran Premio. Después de un magnífico trabajo por parte de los mecánicos de Red Bull, el auto estuvo listo para competir, aunque partió desde la última posición.

Debido a las condiciones de la carrera, finalizó al fondo de la parrilla. Checo fue el único piloto que perdió posiciones en un Gran Premio efímero durante el que no hubo competencia real.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Cuando cae la bandera verde, las luces del semáforo se apagan y comienza la acción. Espacio dedicado al análisis de Fórmula 1: hechos históricos y actuales sobre los equipos y los pilotos que crean cada Gran Premio.

--
POB/PCL