La lactancia materna es importante para los recién nacidos, debido a que así obtienen los nutrientes que necesitan para crecer y que su sistema inmunológico se desarrolle plenamente, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef. Pero, también tiene beneficios para las madres y la sociedad.

Ambos coinciden en que la leche materna debe ser el alimento exclusivo hasta los 6 meses de edad, posteriormente se debe combinar con otros alimentos adecuados hasta los 2 años, aunque en México no se sigue esa recomendación, puesto que solo 1 de cada 3 madres deciden que sea así, mientras que otras les dan alimentos o líquidos adicionales desde el primer mes de vida, como: formulas, leche de vaca u otro animal, e incluso bebidas azucaradas.

Te puede interesar: ¿Cómo donar leche materna en Puebla?

Asimismo, México tiene uno de los más bajos porcentajes de lactancia materna en el mundo, según Unicef.

Madres, lactancia y trabajo

Una de las principales razones por las cuales las madres interrumpen la lactancia, es cuando regresan a trabajar, y ante la falta de espacios y permiso para que puedan llevar a sus hijos o hijas para alimentarlos.

Es importante que la sociedad sea sensibilizada sobre la importancia de la lactancia”, expone Unicef, además explica que permitirles y darles espacios a las mamás para ese propósito resulta en un beneficio para el centro laboral, debido a que incrementa la eficiencia y productividad de la mujer, y evita el ausentismo puesto a que una de las principales causas que se ausenten es porque los bebés se enferman y con la adecuada alimentación esas posibilidades se reducen.

Aunado a lo anterior, indican los siguientes beneficios que puede obtener la empresa:

  • Retención del talento ya que ofrecer un programa de lactancia en el lugar de trabajo ayuda a mantener una fuerza laboral estable reduciendo la rotación de trabajadores
  • Aumento en la tasa de retorno al trabajo después del parto ya que es más probable que las trabajadoras que deseen amamantar vuelvan a un lugar de trabajo donde exista un ambiente que apoye la lactancia materna
  • Mayor compromiso de las colaboradoras y satisfacción laboral
  • Mejora la reputación de la empresa porque refleja su inversión en el bienestar de sus trabajadoras y sus familias
Las y los directivos de las empresas deben desarrollar e implementar políticas para prevenir la discriminación hacia las mujeres embarazadas y madres, en particular durante el periodo de lactancia”, indica Unicef.

Lactancia, un bien común

Con la lactancia los bebés se ven beneficiados no solo porque se nutren debidamente, sino porque esto ayuda a prevenir infecciones gastrointestinales y respiratorias, obesidad, diabetes, leucemia, alergias, cáncer infantil, hipertensión y colesterol alto. Incluso en estos tiempos, la COVID-19.

Mientras que para las madres representa una ayuda para su recuperación física, por ejemplo, disminuye el riesgo de hemorragia después del nacimiento y reduce el riesgo de depresión post- parto. A largo plazo contribuye a disminuir las probabilidades de desarrollar cáncer de ovario, cáncer de mama, diabetes tipo II, hipertensión, ataques cardíacos, anemia y osteoporosis.

Pero, la sociedad también recibe beneficios ya que disminuye costos para atender todas esas enfermedades mencionadas. Al menos en México se estima que el costo asociado a la salud de la niña o el niño por una mala práctica de lactancia materna va de $745.6 millones a $2,416.5 millones anuales.

Aunado a ello, ayuda al cuidado del medio ambiente, puesto que no se producen desechos contaminantes por publicidad, envasado y transporte, como la leche de fórmula.

__

POB/KPM