Durante 2020, un total de 66 probables feminicidios registró el Observatorio de Violencia Social y de Género (OVSG) de la IBERO Puebla, lo que indica que cada 132 horas una mujer fue asesinada por razones de género.

Lo anterior lo informaron en la presentación del Informe de probables feminicidios registrados durante el 2020, asimismo, expusieron que los casos documentados hemerográficamente por el OVSG distan de los datos proporcionados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Explican que dicha instancia registró 52 posibles feminicidios en el estado de Puebla, mientras que la Fiscalía General del Estado contabilizó 53 casos.

La OVSG informó que, para determinar la presencia de un asesinato por razón de género, busca en cada uno de los casos la existencia de una o más causales de género señaladas en el delito de feminicidio establecidas en el artículo 338 del Código Penal del Estado de Puebla.

La distribución de los probables 66 feminicidios, indicó que fueron:

  • Puebla: 12
  • Tehuacán: 5
  • Izúcar de Matamoros: 4
  • Acajete: 3
  • Chietla: 4
  • Atlixco: 3
  • San Martín Texmelucan: 3
  • Zacatlán: 3
  • Otros municipios: 29

Encontraron, en los 66 casos registrados, que cinco de cada diez mujeres conocían a su agresor; específicamente, el 69% eran esposos o concubinos, novios, parejas sentimentales o exparejas de la víctima, mientras que el 17% eran familiares, y el 14% restante pertenecían a otros vínculos. Además, 26 de los casos fueron cometidos por personas íntimas.

Te puede interesar: #DíaNaranja: una mujer fue asesinada entre julio y agosto en Puebla

Aunado a lo anterior, solo en 54 casos (82%) se conoce el nombre de las víctimas. De los 57 casos en los que se conoce su edad, 51 mujeres eran mayores de edad y el resto eran menores. El promedio de edad de las víctimas es de 30 años, donde la víctima de menor edad tenía dos años, mientras que la de mayor edad tenía 65 años. Asimismo, el grupo de edad de las víctimas más frecuente es de 18 a 29 años (35%).

Sobre las lesiones, mutilaciones o tratos infamantes que se dieron en los cuerpos de las víctimas, en el 30% de los casos, el cuerpo presentaba dos o más lesiones (20 casos); en el 24%, los cuerpos mostraban lesiones o golpes generales (16 casos); en el 23% (15 casos), no se tiene información sobre qué tipos de lesiones generales tenían los cuerpos; en el 21% (14 casos), las lesiones se ubicaron en zonas vitales.

Formas en las que se encontraron los cuerpos Reporte IBERO
(Imagen: IBERO Puebla)

De igual forma, en 15 de los casos las víctimas sufrieron violencia sexual, mientras que otros 23 se sabe que no hubo violencia sexual y en los 28 restantes se desconoce la existencia o no de este tipo de violencia. En comparación con datos del 2019, la violencia sexual previa al feminicidio aumentó un 8%.

Te puede interesar: 'Puerta Violeta' atenderá víctimas de violencia de género en Puebla

En el artículo 325 del Código Penal Federal, se establece que comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género. Se considera que existen razones de género cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

  1. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo.
  2. A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia.
  3. Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima.
  4. Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza.
  5. Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima.
  6. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida.
  7. El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.

__

POB/KPM