Debido a que cuenta con un vertedor, el cual al rebasar el límite de agua generará escurrimientos hacía el cauce del Río Atoyac y barrancas, autoridades estatales de Puebla y federales acordaron no abrir las compuertas de la presa de Valsequillo.

Esto luego de que la Comisión Nacional del Agua informó que, al 22 de septiembre, la presa Manuel Ávila Camacho –también conocida como presa de Valsequillo– ocupa el 99.37% de su capacidad de almacenamiento.

También se acordó que CONAGUA será la responsable de iniciar el proceso de alertamiento, en caso de que aumente la cantidad de agua y derive en escurrimientos por el vertedor. Y habrá personal que vigile de manera permanente en la presa.

En un comunicado, la Secretaría de Gobernación (SEGOB) de Puebla informó que se supervisan 59 colonias de los municipios de:

  • Tzicatlacoyan
  • Atoyatempan
  • Molcaxac
  • Huatlatlauca
  • Coatzingo
  • Tehuitzingo
  • Ahuatlán
  • Tecali de Herrera

Por ahora, Personal de Protección Civil Estatal, Guardia Nacional, Secretaría de la Defensa Nacional, CONAGUA, el Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (SOAPAP) y la Comisión Estatal de Agua y Saneamiento (CEASPUE), recorren el cauce del río Atoyac para identificar los puntos de mayor riesgo. 

De acuerdo con SEGOB, se realiza una revisión a los sistemas de drenaje, y en caso de ser necesario, su limpieza, a cargo del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (SOAPAP) y la Comisión Estatal de Agua y Saneamiento (CEAS).

Recomendaciones

Para evitar algún escenario de riesgo, ante un posible desbordamiento, la Coordinación General de Protección Civil Estatal recomienda lo siguiente:

  • Mantener una distancia mínima de 50 metros de las barrancas y del cauce del río Atoyac.
  • No sacar a pastorear a los animales.
  • No exponerse de manera innecesaria a las corrientes de agua.
  • Estar atentos a los comunicados que emita el Gobierno del Estado, través de los medios oficiales.

 

 

--
POB/LFJ