OPINIÓN: Checo, lo mejor de Turquía

Derivado de la lluvia, el GP de Turquía fue uno de los más aburridos en la temporada; sin embargo, Checo Pérez frenó al actual campeón Lewis Hamilton.

bandera-verde-columna-formula-1

Es difícil escribir algo notable después de un GP como el de Turquía. El mejor resumen de la carrera lo ofreció Max Verstappen durante su entrevista posterior a la carrera. Cuando le preguntaron cuál había sido la fase más difícil de la carrera, el ahora líder del campeonato sentenció: “Mantenerme despierto”. Y todos nos identificamos.

La lluvia, factor en contra

Los aficionados de Fórmula 1 tendemos a emocionarnos cuando la previsión meteorológica señala probabilidad de lluvia durante cualquier Gran Premio. Sin embargo, durante esta temporada nos hemos llevado ya dos desagradables sorpresas. Por un lado, el chubasco interminable que frustró las esperanzas de todos durante el GP de Bélgica, que terminó con unas pocas vueltas detrás del auto de seguridad para repartir puntos a la mitad.

En el caso de Turquía, la lluvia fue intermitente, pero también persistente. El 94% de humedad con que inició la carrera se mantuvo estable y la lluvia apareció al grado de no dejar secar la pista, pero tampoco lo suficiente para que los autos debieran cambiar de compuestos verdes a azules. La carrera se desarrolló sin DRS y los pilotos debieron concentrarse principalmente en administrar sus neumáticos. El resultado: una de las carreras más aburridas que recuerde, con un par de destellos patrocinados por Sergio Pérez.

Te puede interesar: Lando Norris, casi listo

“Me debes dos tequilas”

Lewis Hamilton fue el más rápido de la sesión de calificación, pero arrancó décimo primero debido a una penalización por incorporar un cambio a su unidad de potencia. El británico cargó hacia los primeros puestos y lo hizo de manera consistente hasta que se encontró con Sergio Pérez, con quien protagonizó los mejores momentos de la carrera y, probablemente, de la temporada.

Ambos pilotos lucharon por la posición de manera limpia y al límite un par de curvas antes y después de la recta principal. Es cierto que Hamilton empujó de más al mexicano, al grado de llevarlo al carril de boxes, pero Pérez no se achicó y volvió a la carga para situarse casi a la par del británico al inicio de la recta. Ahí, parecía que la potencia del Mercedes sería suficiente para que Hamilton concretara el rebase, pero Checo fue al fondo en la frenada y recuperó la posición de manera limpia y contundente.

De ese punto en adelante, la carrera de Hamilton se desarrolló más en el terreno de lo estratégico, ya que no fue capaz de adelantar a Pérez en pista y, con ello, se pausó su tendencia de rebases hacia el frente. El 2-3 de Red Bull se fraguó gracias al rebase de Checo sobre Leclerc y a la polémica detención en boxes de Hamilton. Una vez finalizada la carrera, Checo le recordó a Verstappen que le debía un par de tequilas por haber contenido al aún campeón.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Cuando cae la bandera verde, las luces del semáforo se apagan y comienza la acción. Espacio dedicado al análisis de Fórmula 1: hechos históricos y actuales sobre los equipos y los pilotos que crean cada Gran Premio.

--
POB/PCL