Si al realizar ese trabajo en el que a usted desde hace varios años se le tiene por especialista de pronto ha comenzado a tener errores, acumulando llamadas de atención de parte de sus superiores, esto puede ser a causa de una alteración.

Una disminución en la capacidad para procesar el pensamiento, o deterioro de la función cognitiva, que no ha sido lo suficientemente grave para imposibilitar su desempeño en las actividades básicas de la vida diaria, pero cuyos efectos en su memoria, comprensión, orientación o capacidad de aprendizaje empiezan a ser notorios, sobre todo para quienes le rodean.

"El individuo con demencia o con etapas iniciales de deterioro cognitivo no se va a dar cuenta inicialmente; va a sufrir las consecuencias de, pero no se va a estar dando cuenta de qué es en lo que está errando siempre", apunta en entrevista el geriatra Rodrigo Cruz, director médico de la residencia para adultos mayores Belmont Village Senior Living.

La detección oportuna es precisamente la clave para desacelerar la progresión de un síndrome crónico como es la demencia, cuya forma más común es la enfermedad de Alzheimer -representando entre 60 y 70 por ciento de los casos-, y de la que está aumentando rápidamente el número de personas que la padecen.

"Sí se ha visto un aumento en los casos de la enfermedad de Alzheimer sobre todo, siendo la más común de las demencias", reitera Cruz sobre un mal cuyo Día Mundial se conmemoró el pasado 21 de septiembre.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que más de 55 millones de personas -el 8.1 por ciento de las mujeres y el 5.4 por ciento de los hombres mayores de 65 años- viven con este padecimiento en el mundo. Cifra que se espera aumente a 78 millones para 2030, y a 139 millones para 2050.

En el caso específico de México, se estima que actualmente hay alrededor de 900 mil personas sufriendo algún tipo de demencia, y para 2050 podrían ser 3.7 millones. Tan sólo en la Ciudad de México viven cerca de 105 mil ciudadanos con alguna forma de esta enfermedad.

Te puede interesar: Los puntos clave para entender y cuidar tu nutrición

Para Cruz, el aumento en la detección de casos se debe en parte a que ahora hay un mayor grado de consciencia sobre la enfermedad, y por tal se le busca desde mucho antes, a diferencia de otros tiempos en que solían pasar desapercibidos, sobre todo por un prejuicio común sobre la edad: "que perder la memoria es parte de envejecer, lo cual es totalmente incorrecto".

Y es que aunque el Alzheimer y otras demencias sin duda están fuertemente asociadas al envejecimiento, tal asociación no implica causalidad, subraya el experto.

No obstante, en tanto la población global continúe envejeciendo, como es la tendencia actual, tendrán lugar más casos, y en hasta dos tercios de ellos la enfermedad simplemente no será prevenible. Junto con el envejecimiento, el aumento en la prevalencia también va de la mano con muchos de los hábitos higiénico dietéticos.

"O sea, hemos visto un marcado aumento en cuestiones de hipertensión, diabetes, de enfermedades metabólicas, y sí se ha visto, sobre todo con diabetes mellitus, una importante relación entre el descontrol a largo plazo de la glucosa, esto dañando la función cerebral normal asociado mucho al Alzheimer. Esto es lo último que nos comentan las investigaciones: que hay un fuerte factor metabólico en la patogénesis del Alzheimer", destaca el geriatra.

De ahí que parte de la acción preventiva imperiosamente implique una dieta saludable, a consciencia de que ciertos alimentos, sobre todo los muy calóricos, promueven una inflamación crónica que a la larga genera comorbilidades como hipertensión y diabetes.
Así como la práctica constante de actividad física; evitar el consumo nocivo de alcohol y tabaco, y promover el estudio constante.

"Se habla que una persona que tiene un nivel de estudios profesional, de posgrado, etcétera, tiene más reserva cognitiva conforme pasa el tiempo, y aunque tal vez ya tengan deterioro cognitivo, tienen más herramientas, más de dónde agarrar para poder aguantar más tiempo con la demencia sin volverse dependientes tan pronto", dice Cruz, quien sugiere hacerse un examen cognitivo a partir de los 60 años.

'Amor de casa, cuidado de expertos'

Partiendo de distintas teorías sobre las causas del Alzheimer, los médicos han intentado definir un tratamiento farmacológico para el mismo.

Ya sea haciendo uso de medicamentos antiamiloides, en tanto la proteína beta-amiloide se acumula en el cerebro de los pacientes años antes de que su memoria falle, o de algunos que aumenten la actividad de la acetilcolina, un neurotransmisor cuya reducción provoca un deterioro en el rendimiento de los circuitos colinérgicos del sistema cerebral.

Sin embargo, no en todos los casos se detecta un beneficio de estos tratamientos, por lo que mucha de la atención de tales pacientes se ha basado principalmente en proveerles de un ambiente que les estimule y mantenga independientes el mayor tiempo posible, tal como hacen en Belmont Village Senior Living.

"Muchas veces ya no queremos que la persona mayor haga cosas porque se va a cansar, pero el dejar de hacer cosas es lo que genera que no se creen nuevas conexiones (neuronales)", expone Rodrigo Cruz, director médico de la mencionada residencia para adultos mayores.

Con 25 años de experiencia y una treintena de residencias en Estados Unidos, la firma estadounidense Belmont Village abrió su primera casa en México, en la zona capitalina de Santa Fe, en mayo de 2017, y al día de hoy alberga a más de 70 residentes, de los 130 para los que tiene capacidad, detalla el director general, Jorge Noriega.

La residencia cuenta con jardín, cine, salón de belleza, gimnasio, restaurante, círculos de lectura y un puente de conexión directa con el Hospital ABC. Entre el amplio programa de actividades que ofrecen a los residentes hay clases de yoga, acondicionamiento físico y meditación.

Pero, sobre todo, destacan sus tres programas específicos para la atención de adultos mayores con diferentes grados de deterioro cognitivo, respaldados por grupos de especialistas como geriatras, psiquiatras y neurólogos.

"Belmont Village está para apoyar en este proceso de este tipo de enfermedades con todos los cuidados, con todo el acompañamiento tanto de expertos, y al final del día brindando amor de casa, cuidado de expertos. Para eso estamos", subraya Noriega.

Uno de estos programas, nombrado Memory Care Sensory, fue diseñado para que pacientes que han perdido una importante capacidad de lenguaje vivan actividades completamente sensoriales mediante tapetes con texturas, montajes de árboles de colores y otros objetos muy visuales en una "sala sensorial".

La información completa sobre esta residencia para adultos mayores se puede consultar en www.belmontvillage.com.mx.

Preste atención a los síntomas
Etapa temprana:
-Tendencia al olvido
-Pérdida de la noción del tiempo
-Desubicación espacial, incluso en lugares conocidos

Etapa intermedia:
-Olvidar acontecimientos recientes y nombres de personas
-Desubicación en el propio hogar
-Mayores dificultades para comunicarse
-Necesidad de ayuda con el aseo y cuidado personal
-Cambios de comportamiento, como deambular por la casa

Etapa tardía:
-Creciente desubicación en el tiempo y en el espacio
-Dificultad para reconocer a familiares y amigos
-Necesidad cada vez mayor de ayuda para el cuidado personal
-Dificultades para caminar
-Alteraciones del comportamiento que pueden exacerbarse y desembocar en agresiones

Factores de riesgo:
-Antecedentes familiares de demencia
-Consumo excesivo de alcohol
-Lesiones en la cabeza
-Diabetes
-Enfermedades del corazón
-Hipertensión
-Tabaquismo
-Sobrepeso

Prevención:
-Tener una buena salud cardiovascular
-Mantenerse físicamente activo
-Seguir una dieta saludable
-Participar en actividades sociales
-Estimular y desafiar al cerebro: lectura, ajedrez, rompecabezas, juegos de memoria.

Fuentes: Organización Mundial de la Salud; Alzheimer México I.A.P.

 

__

POB/KPM